El Gobierno celebrará dos Consejos de Ministros semanales hasta final de año para acelerar las reformas pendientes

Busca cumplir los compromisos adquiridos con Bruselas para este año

Tiene pendiente aprobar la reforma laboral, varios PERTE o la ley de startups

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

La ambiciosa agenda legislativa comprometida por el Gobierno con la Unión Europea en el marco del Plan de Recuperación a cambio de las ayudas comunitarias por la crisis del Covid ha terminado por superar la capacidad ordinaria de trabajo del Ejecutivo. A fin de garantizar el cumplimiento de los compromisos adquiridos para este mismo ejercicio, el presidente impuso este lunes la celebración de dos Consejos de Ministros semanales hasta concluir el año a partir de esta misma semana.

Así, según ordenó Pedro Sánchez a su equipo, el Consejo de Ministros mantendrá su cita semanal de los martes pero celebrará un segundo encuentro los viernes, el día en el que tradicionalmente se había venido organizando esta cita.

El Ejecutivo, después de todo, tiene pendiente aprobar antes de fin de año medidas de tanto calado como son la reforma laboral, la ley de startups, la de creación de empresas o el impulso de los PERTE, los macroproyectos de colaboración público-privada que desarrollarán las inversiones del Plan de Recuperación. Para empezar, el Consejo de Ministros tiene previsto aprobar este martes la ley de creación y crecimiento de empleo.

Desde La Moncloa admiten también que el país tiene pendiente la trasposición de un buen número de directivas europeas que terminan conllevando relevantes sanciones si no son incorporadas a la legislación nacional en tiempo y forma. Los otros focos serán consolidar la recuperación y acelerar la ejecución de las ayudas europeas.

El gran hito pendiente para desbloquear el nuevo paquete de fondos europeos que España recibirá el próximo año es, sin embargo, la reforma laboral. El acuerdo, que el Gobierno aspira a impulsar con el aval de patronal y sindicatos, tiene por objetivo simplificar los contratos; recortar la temporalidad; revertir algunos de los cambios que la reforma del PP impuso en la negociación colectiva; regular las subcontratas y plantear el rediseño de los ERTE para la etapa poscovid. El Gobierno, ahora con Economía y Seguridad Social en una mesa que lidera Trabajo, busca lograr la cuadratura del círculo en las próximas semanas, pues el compromiso adquirido con Bruselas es que la norma esté publicada en el BOE antes de final de año.

“Estamos comprometidos con sacar adelante esta reforma y cumpliremos, como no puede ser de otra manera, con los tiempos. Ojalá sea lo antes posible”, sostuvo este lunes la vicepresidenta segunda y titular de Trabajo, Yolanda Díaz. Dados los tiempos, eso sí, se da por hecho que se aprobará vía real decreto ley y se tramitará luego en el Parlamento.

Normas
Entra en El País para participar