Banca

Sareb demanda a Caixabank, BBVA, Sabadell y otros cuatro bancos para cobrar sus bonos

La entidad que dirige Gonzalo Gortázar apela al arbitraje llevado a cabo por este asunto en 2018 y que el banco malo que recurrió

Sareb apela a los tipos negativos del BCE

Solo en 2020 Sareb dejó de percibir 145 millones de euros

Javier García del Rio, presidente de Sareb
Javier García del Rio, presidente de Sareb

A vueltas con los bonos con intereses negativos de Sareb, un tema que ya reclamaron las partes en 2018. Ahora Sareb ha anunciado que ha interpuesto una demanda contra sus tenedores de deuda senior (Abanca, CaixaBank, Banco Sabadell, BBVA, Unicaja, Ibercaja y BFA) con el objetivo de conseguir que sus bonos puedan generar rendimientos negativos, según una nota remitida a la CNMV. Solicita, en concreto, que se declare que el cupón trimestral de los bonos senior emitidos por Sareb a partir de las emisiones 2017-3 y 2018-1 y sucesivas pueden generar rendimientos negativos.

Reclama, así, que la banca que tiene esa deuda le pague por la misma dado cómo están los tipos de interés actualmente. Como ejemplo, en 2020 la compañía dejó de ingresar por esta causa 145 millones de euros.

Fuera de la demanda queda, dentro de los principales bancos españoles, Santander, que no es bonista al no haber adquirido ninguna caja de las que cedieron sus activos a Sareb, aunque sí es accionista. Mientras que BBVA, único banco que decidió no participar en el capital del banco malo, sí es bonista al heredar los títulos de CatalunyaCaixa, entidad que adquirió en 2014.

Sareb argumenta que, tras los cambios incluidos en la Orientación (UE) 2016/2298, de 2 de noviembre, por la que se modifica la Orientación previa sobre la aplicación del marco de política monetaria del Eurosistema, desde 2017 sus emisiones de deuda senior deben permitir flujos financieros negativos, “lo que es coherente con el contexto actual de los mercados de capitales, en los que los tipos de intereses negativos se aplican de manera común”.

Fuentes de Sareb argumentan que la decisión adoptada por el consejo de administración “está motivada por la obligación de la entidad de defender sus intereses, que en este caso son también los intereses de todos los contribuyentes”.

Este asunto, que lleva cuatro años coleando, se produce al no lograr ponerse de acuerdo las partes (aunque ya hubo un arbitraje en 2018) “y por ello creemos que la decisión correcta es acudir a la Justicia para que dilucide sobre el asunto. Renunciar a la tutela judicial efectiva no es una opción para Sareb”, insisten las mismas fuentes.

La compañía emitió en 2012 un total de 50.781 millones de euros en deuda senior a cambio del traspaso de los activos por las cajas que recibieron ayudas públicas. Con la emisión de estos bonos se pretendió que fueran equiparables lo máximo posible a la deuda pública, al estar avalados por el Estado.

Con estos bonos, que eran descontables ante el BCE, se conseguía una triple ayuda a la banca rescatada. Se daba de baja una cartera de activos problemáticos, a la vez que se liberaban provisiones y se obtenía financiación inmediata en la ventanilla del BCE. Los bonos ahora en cuestión están referenciados al euríbor a tres meses más un diferencial del menos 0,525% que en ningún caso puede superar el 2%. En su diseño original no estaba previsto la existencia de un suelo.

Teniendo en cuenta el entorno de tipos negativos iniciado en 2015, Sareb -participado por la banca y por el Estado,-, decidió que en ese mismo año en el que el BCE no admitía en sus facilidades de liquidez el descuento de bonos con cupón negativo, introducir un suelo de 0% en sus emisiones. Así se garantizaba que estos títulos pudieran seguir siendo elegibles para las facilidades de liquidez y se evitaba un perjuicio a los tenedores.

A partir de 1 de enero de 2017, el BCE cambió su criterio y admitió como colateral los bonos con cupón explícito negativo, lo que abrió un nuevo escenario en el que Sareb podía volver a las características originales de los bonos y eliminar el suelo del 0% y emitir bonos con cupón negativo sin perjudicar la operatividad financiera de estos títulos.

Es en este último contexto en el que Sareb, “por responsabilidad y con el objetivo de defender sus intereses y, por tanto, los de todos los contribuyentes, ha tomado la decisión de presentar la mencionada demanda”.

Sareb, entre sus argumentos, añade que las entidades se están beneficiando de la tasa negativa de descuento del BCE (-0,50%) y sin embargo no abonan el coste negativo al banco malo.

Fuentes oficiales de CaixaBank declaran que desconocen el texto de la demanda, “por lo que no podemos pronunciarnos en detalle. En cualquier caso, la cuestión de si los bonos debían o no devengar intereses negativos fue decidida, previo pacto de las partes, por un arbitraje en octubre de 2018. La decisión fue que los bonos no debían devengar intereses negativos ni en ese momento ni en el futuro. Bankia (ahora CaixaBank) fue parte de ese procedimiento y la decisión arbitral no fue recurrida por Sareb, por lo que entendemos es firme, y además la ha venido aplicando en los dos años posteriores a la misma”.

 

Normas
Entra en El País para participar