Industria farmacéutica

La suiza Vifor compra a la balear Sanifit en la mayor operación de una 'biotec' española

La multinacional helvética paga 205 millones, otros 170 millones condicionados a los avances de la I+D y hasta centenares de millones por ventas comerciales. Más de una decena de inversores, entre ellos Caixa y CDTI se benefician del acuerdo

Joan Perelló, consejero delegado de Sanifit.
Joan Perelló, consejero delegado de Sanifit.

"Lo más importante de este acuerdo es que puede ser transformador para la biotecnológica española". Con esas palabras se felicita Joan Perelló, consejero delegado de Sanifit, por la venta de esta compañía mallorquina a la farmacéutixa suiza Vifor. Se convierte en la mayor historia de éxito de una biotec española, ya que el grupo helvético pagará 205 millones de euros, más otros 170 millones ligados a que el fármaco que la empresa balear tiene en experimentación llegue al mercado, según avanzan este lunes ambas firmas. Pero el montante final puede ser mucho mayor, de pagos de "tres dígitos altos en millones euros" por ventas de los medicamentos, según recoge un comunicado conjunto.

El CEO de Sanifit, en conversación con Cinco Días, revela que esos pagos por ventas pueden ser de "cientos de millones de euros" a los actuales accionistas de Sanifit, dependiendo del éxito en la comercialización, en una operación sin precedentes por tamaño en el sector en España.

La helvética adquiere Sanifit por el interés en un fármaco experimental de la empresa mallorquina, llamado provisionalmente SNF472, para dos patologías letales en el campo de la cardiología renal, concretamente por la calcificación de vasos sanguíneos. Actualmente, el estudio más avanzado se encuentra en fase III (última etapa antes de una potencial autorización de comercialización) frente a la calcifilaxis o arteriolopatía urémica calcificante. El segundo ensayo, mucho más relevante empresarialmente y que afecta a una mayor población, está a la espera de comenzar la fase III. En este caso, lucha contra la enfermedad arterial periférica, que sufre una importante proporción de los pacientes en diálisis.

Entre los actuales accionistas que venden se encuentra el equipo fundador y diversos fondos y entidades. El que mayor participación cuenta es Caixa Capital Risc (gestora de capital riesgo de CriteriaCaixa). Son también relevantes Ysios (que tiene a la exministra Cristina Garmendia como socia), Edmond de Rothschild Investment Partners, Columbus Venture Partners, la catalana Alta Life Sciences, Lundbeckfond (matriz de la farmacéutica Lundbeck y de ALK-Abelló) o la multinacional Baxter, entre otros. Por la parte pública también se encuentra el CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial), a través del programa Innvierte. También son accionistas de Sanifit numerosos empleados gracias al programa de opciones sobre acciones.

Uno de los grandes beneficiados de la operación, si los medicamentos llegan con éxito a aprobarse, será la Universitat de les Illes Balears, ya que recibirá un porcentaje de las potenciales ventas, debido a que Sanifit nació como una spin-off del centro universitario.

La adquisición por parte de Vifor se explica porque la biotec mallorquina ha buscado recursos para lanzar los estudios en fase III para su segunda indicación, la enfermedad arterial periférica. Las opciones estaban abiertas. Una alternativa era una ronda de inversión de nuevos accionistas para sufragar los estudios clínicos con pacientes y otra opción era licenciar el producto a una gran farmacéutica a cambio de royalties. Pero Perelló relata que en ese momento llegó el interés de Vifor por hacerse con la compañía al 100%.

El equipo gestor español, encabezado por Perelló, permanecerá en la empresa. También se mantendrá el actual equipo técnico y científico ubicado en Palma.

El grupo suizo

Este grupo suizo trabaja en terapias contra la deficiencia de hierro, nefrología y cardio-renal. El pasado año facturó alrededor de 1.600 millones de euros y cuenta con una capitalización bursátil por valor de más de 7.300 millones. Entre sus empresas se encuentra una joint venture con el grupo alemán Fresenius, holding que en España controla la empresa hospitalaria Quirón Salud.

La operación se espera que sea autorizada en el primer trimestre de 2022. En esa fecha, Sanifit quiere tener preparado el lanzamiento de los ensayos en fase III para la enfermedad arterial periférica, ya bajo el paraguas de la multinacional helvética. En el caso de la calcifilaxis, la empresa prevé que el estudio en fase III acabe a finales de 2022 y, si los resultados de eficacia son positivos, pueda comenzar a distribuirse a inicios de 2024, en el que sería el primer medicamento que llegue al mercado de la firma mallorquina.

"SNF472 es el único activo novedoso que aborda una gran necesidad médica no cubierta para los pacientes con enfermedad renal terminal", indica Abbas Hussain, director general de Vifor Pharma Group, en el comunicado. "Estamos deseando llevar esta opción de tratamiento innovadora y muy prometedora a más de 330.000 pacientes de EE UU y Europa [que viven con estas patologías], tan pronto como sea posible", comentó.

La gran operación del sector

Esta operación será la mayor de la historia en España de una empresa biotecnológica. "Es muy relevante para el sector. Espero que esta operación sirva para que la industria farmacéutica se fije en talento y la investigación que hay en España", opina Perelló. Solo otra operación del sector puede acercarse a la importancia de esta venta, como fue el caso de la compra por parte de la japonesa Takeda de la hispano-belga Tigenix, fundada por la exministra Garmendia. En ese caso, la opa alcanzó los 520 millones, aunque la empresa cotizaba en Bélgica.

De hecho, Perelló destaca que esta operación es un ejemplo para el sector biotecnológico español, en el que se consigue llevar "desde la academia de una universidad pública hasta la fase III a un fármaco", afirma. "Es un éxito para el sistema". Es muy habitual en este sector a nivel mundial que las grandes farmas se hagan con pequeñas biotecnológicas para adquirir nuevos productos experimentales, pero en España las empresas innovadoras biotecnológicas están muy lejos de las grandes de EE UU o de sus pares europeas.

Otra operación relevante fue la compra en 2012 por parte de la alemana Saria de la catalana Bioibérica, por alrededor de 170 millones. En 2018, la holandesa Qiagen adquirió a la catalana Stat-Dx por alrededor de 120 millones en un pago inicial.

En 2019, Sanifit también logró otro récord para el sector español, en ese caso en la mayor ronda de financiación, al captar más de 72 millones.

Pablo Cironi, responsable del área de inversiones de pharma y biotech de Caixa Capital Risc,  destaca que la firma ha apoyado a Sanifit desde sus inicios y en todas sus etapas, "una muestra clara de que existen muchos proyectos empresariales con gran potencial en España y que con una adecuada propuesta de inversión se puede llegar a generar un alto impacto en la sociedad”, según recoge el comunicado enviado por ambas compañías.

Normas
Entra en El País para participar