Jornadas Cinco Días

Diego Valero: “Hay que ajustar la edad de jubilación aunque sea un drama”

Este experto en previsión social y economía conductual defiende el uso de mecanismos para mejorar la toma de decisiones

Diego Valero, presidente de Novaster.
Diego Valero, presidente de Novaster.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, se declaraba ayer fan de la economía conductual para, entre otras cosas, los diseños de los sistemas de protección social. Así lo reconocía Escrivá durante su intervención en la VII Jornada de Pensiones organizada por CincoDías e Ibercaja, donde Diego Valero, presidente de Novaster y experto conocedor de esta nueva disciplina de las ciencias del comportamiento que defendía el ministro, explicó que en las sociedades más longevas como la española, “lo que hace falta no es innovación tecnológica, que ya la tenemos, sino que necesitamos innovación social”.

En opinión de Valero la sociedad debe prepararse para este nuevo mundo “y eso implica tener a la persona como centro de todo y entender su comportamiento”. En ese punto, la ciencia del comportamiento ayuda a que las personas tomen mejores decisiones.

En este sentido, consideró que el papel de la industria financiera en esta revolución social debe ser el de “acompañar a las personas; no se trata de vender productos sino de satisfacer esas necesidades que las personas deben tener cubiertas”. Es más, añadió que se puede trabajar para cambiar esas necesidades. Para ello, puso como ejemplo que las personas entiendan que no deben gastarse rápidamente todo el dinero ahorrado en pandemia y que este servirá para vivir mejor en la jubilación.

Descendiendo al terreno de las pensiones, Valero consideró que la necesaria adaptación en dichas sociedades más longevas implicará, entre otras cosas, “que la edad de jubilación esté en consonancia con el tiempo que se vive y se tiene que ir ajustando aunque muchas veces sea un drama plantearlo”.

De hecho, este consultor en materia de protección social recordó que ya hay muchos países que han introducido ajustes automáticos de la edad de jubilación. Si bien, parece que este tipo de ajustes han sido completamente descartados en el rediseño del sistema de pensiones que está negociando el Gobierno con los agentes sociales. Pese a que no se vayan a adoptar estos mecanismos de ajuste para la edad de retiro, Valero consideró que se debe potenciar el envejecimiento activo. Así reclamó que las universidades se reconviertan en centros de recapacitación permanentes porque esto evitaría que haya gente mayor que no puede trabajar.

También reclamó que los Gobiernos deben conseguir que los sistemas de pensiones que dependen del balance generacional –como el español– estén equilibrados en el largo plazo. Y, finalmente, lanzó una reflexión: “Todos los problemas de pensiones se resolverían si fuéramos más productivos”.

Normas
Entra en El País para participar