Los analistas firman una severa rebaja generalizada de las previsiones de crecimiento

Las 20 grandes casas de análisis recopiladas en el Panel de Funcas reducen su estimación de avance del PIB de 2021 del 6,2% al 4,8% y el de 2022 del 6,1% al 5,7%

La revisión a la baja se suma a la de organismos como el Banco de España, la Airef, la Comisión Europea o el FMI

Bandera de España.
Bandera de España.

El Gobierno ha terminado por quedarse finalmente solo, por optimista, en sus previsiones macroeconómicas. La veintena de las principales casas de análisis españolas se ha unido este miércoles a la rebaja generalizada de proyecciones de crecimiento para España que ya venían firmando instituciones como el Banco de España, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) o el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Así se deriva de las estimaciones de avance del PIB del Panel de Funcas, que arroja una rebaja de las previsiones de avance del PIB español para 2021 de 1,4 puntos, pasando del 6,2% al 4,8%, y para 2022, que se reduce en cuatro décimas, del 6,1% al 5,7%.

Las cifras, la media que arrojan las proyecciones individuales de los departamentos de análisis macroeconómico de la propia Fundación de las cajas de ahorro (Funcas), BBVA, Banco Santander, CaixaBank, Mapfre, Repsol, la Cámara de Comercio, la CEOE, el Instituto de Estudios Económicos o la Universidad Complutense, se distancian con fuerza de las estimaciones oficiales.

El último cuadro macroeconómico del Gobierno, el que sustenta el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2022 que tramita actualmente el Congreso de los Diputados, sostiene que la economía española, que cedió un 10,8% en 2020 por la embestida de la pandemia, rebotará un 6,5% este año y un 7% el próximo ejercicio, gracias al impacto positivo de la reactivación económica y las ayudas europeas.

Aunque estas cifras disfrutaron de cierta credibilidad inicialmente, la corrección del crecimiento del segundo trimestre del año firmada por el Instituto Nacional de Estadística, que rebajó el avance del 2,8% al 1,1%, desató una oleada de revisiones a la baja que han ido distanciándose de las proyecciones del Ministerio de Asuntos Económicos. La estimación de Estadística de que el crecimiento del tercer trimestre se limitó a un 2% también ha rebajado las expectativas.

Así, en la actualidad, la Airef espera un avance del 5,5% para este año y el 6,3% para el próximo; el Banco de España crecimientos del 5,6% y el 6,1%, el FMI, del 5,7% y el 6,4%; la Comisión Europea del 4,6% y el 5,5% y Goldman Sachs, del 4,5% y el 6,5%, respectivamente.

En el caso del Panel de Funcas la revisión a la baja de las perspectivas para 2021 ha estado marcada fundamentalmente por el jarro de agua fría arrojado por el INE sobre las expectativas iniciales de crecimiento, mientras que el temor al impacto de los cuellos de botella en las cadenas productivas y la escalada de los precios energéticos han lastrado el incremento esperado para 2022.

El Panel de Funcas estima, de hecho, que la inflación avanzará un 2,9% este año y que la escalada de precios energéticos no se moderará hasta primavera, lo que arrojará un IPC medio del 2,4% el próximo ejercicio, cinco y ocho décimas más, respectivamente, de lo que esperaban hasta ahora los analistas. La tasa interanual de inflación para este diciembre acabaría en el 5,2% y la del siguiente en el 1,1%. Además, temen que la subida de costes de luz y gas termine calando en el resto de la cesta de la compra elevando el IPC subyacente al 0,8% este año y el 1,4% en 2022.

En cuanto al impacto positivo de los fondos europeos, el grueso de los expertos del Panel estima que España solo será capaz de ejecutar unos 20.000 millones de euros el próximo año, pese a que hay presupuestados unos 26.000 y a que buena parte de los 27.000 de 2021 no han sido aún aprovechados.

Del lado del empleo, el Panel asume que la tasa media anual de paro será del 15,2% en 2021 y caerá al 14,4% en 2022, lo que supone una mejora de cuatro y tres décimas, respectivamente, frente a las estimaciones previas pese a la reducción del crecimiento esperado.

En cuanto a las cuentas públicas, los panelistas asumen que el déficit, que saltó del 2,9% al 11% en 2020, caerá este año al 7,9% del PIB (mejorando la estimación del 8,4% del Gobierno) pero seguirá en el 5,7% a finales de 2022 (frente al 5% que espera Hacienda).

Normas
Entra en El País para participar