Guía para elegir el mejor servicio de gestión de carteras

Las comisiones totales pueden oscilar del 0,4% anual hasta tres veces más

Los contratos de gestión discrecional de carteras cada vez son más populares. Ya hay 900.000 personas en España que tienen parte de su dinero administrado bajo esta fórmula. En total, son más de 100.000 millones de euros, y creciendo.

Estos contratos implican que el cliente autoriza a un banco o a una agencia de valores para que invierta su dinero, dentro de unos ciertos parámetros en cuanto al riesgo asumido y los activos en los que se puede invertir. La mayoría de la gestión de carteras se materializa en carteras de fondos de inversión (normalmente de fondos indexados de bajo coste), aunque también puede haber carteras de inversión directa (con acciones y bonos), carteras de planes de pensiones o carteras de fondos cotizados (ETF).

La variedad es enorme, pero bajo esta fórmula suelen darse propuestas de inversión relativamente baratas y bien diversificadas. Estas son algunas de las más interesantes.

1. CaixaBank: pionera en universalizar la gestión de carteras

Ningún banco como CaixaBank ha hecho una apuesta tan decidida por la gestión discrecional de carteras. En 2015 tan solo gestionaba 2.000 millones de euros bajo esta fórmula, con sus clientes más ricos. Ahora, tiene 42.000 millones. La base para generalizar el modelo ha sido la segmentación. Para los altos patrimonios CaixaBank creó en enero de 2018 su filial Wealth, con una estructura totalmente diferenciada. Aquí hay contratos de gestión discrecional que permiten invertir en cualquier activo e instrumento financiero que pueda ser custodiado por CaixaBank (acciones, bonos, fondos, ETF...). A mayor patrimonio, menores comisiones. En este formato, la mayoría de los fondos que Wealth compra para el cliente son de terceras gestoras.

El modelo intermedio son las Carteras Master: fondos de CaixaBank cuyo asesoramiento está externalizado con gestoras como Nomura, JP Morgan, Amundi. Cada firma asesora sobre un activo específico, Bolsa de EE UU, mercados emergentes, deuda europea... Se ofrece a clientes con más de 6.000 euros. A partir de 500 euros, los clientes pueden acceder a las carteras Smart Money y Smart Allocation, con una comisión del 1% anual. En esta modalidad, el cliente invierte en una cartera de fondos de la propia CaixaBank o vía fondos indexados.

2. Indexa Capital: la ‘start-up’ que ya gestiona 1.200 millones

François Derbaix y su mujer fundaron en 2000 Top Rural, un portal especializado en alquiler de casas de campo. En 2012 lo vendieron a un gigante estadounidense por 14 millones de euros. Fue entonces cuando Derbaix empezó a buscar dónde invertir el dinero, y se encontró con Unai Ansejo, experto en gestión de patrimonios. Ambos decidieron fundar en 2015 Indexa Capital, una agencia de valores especializada en la inversión en fondos indexados. El formato que eligieron para su lanzamiento es generalizar contratos de gestión discrecional de carteras. Ahora la firma gestiona más de 1.200 millones de euros bajo este formato.

La mayor parte del negocio está en fondos de inversión. Ansejo busca los fondos indexados más baratos y eficientes, para replicar la evolución de la Bolsa europea, de la deuda corporativa... El importe mínimo para acceder a este servicio son 3.000 euros. Las comisiones aplicadas dependen del importe. Van desde el 0,44% para clientes con menos de 10.000 euros, hasta el 0,15% para clientes con más de cinco millones. La sofisticación de la cartera aumenta también con el volumen. Se parte de una muy básica, que solo tiene un fondo de Bolsa y otro de bonos. A partir de 10.000 euros ya hay entre siete y 10 fondos. Y con más de 100.000 euros llega a haber 12 fondos.

3. MyInvestor: los precios más bajos del mercado

MyInvestor es un ‘neobanco’ participado por Andbank España, Axa y El Corte Inglés. Además de hipotecas, también ofrece un supermercado de fondos de inversión y gestión discrecional de carteras. Este servicio es accesible a partir de 150 euros, y tiene las comisiones más baratas del mercado. MyInvestor cobra un 0,15% de comisión de gestión y carga otro 0,15% de comisión de custodia, 0,3% en total. A esto se añade el coste interno de los fondos en los que invierten las carteras. Al tratarse de fondos indexados, las comisiones son muy bajas, de entre el 0,08% y el 0,13%. Sumando todo, los costes no llegan al 0,45% anual, frente a otras entidades que cargan más del 1%.

MyInvestor ofrece cinco carteras gestionadas (Clásica, Pop, Indie, Rock y Metal), que van de menor a mayor riesgo. La última es de las pocas carteras que está compuesta 100% por Bolsa. En lo que va de 2021 ha generado una rentabilidad del 22,9%. La Clásica, concentrada en fondos indexados de renta fija, ha dado un rendimiento del 2,2%.

A comienzos de año MyInvestor fichó como director de inversiones a Ignasi Viladesau, un ingeniero industrial y aeronáutico que ha trabajado antes como analista en JP Morgan, además de como gestor en Pimco y en BlackRock.

4. Con el asesoramiento de BlackRock para invertir

Openbank es la filial de banca online de Banco Santander. La entidad ofrece hipotecas, tarjetas de crédito y, para la parte de inversión, su principal apuesta son las carteras de fondos con gestión automatizada. Este servicio está disponible para inversiones a partir de 500 euros. La entidad tiene ahora una campaña por la que regala hasta 100 euros para quien contrate sus carteras antes del 30 de noviembre.

La entidad contaba a mediados de año con más de 400 millones de euros gestionados bajo esta modalidad.

Su oferta consiste en cinco perfiles de carteras (Kuala Lumpur, Shangai, Taipei, New York y Dubai, de menor a mayor riesgo). Cada una de estas carteras invierte en unos nueve fondos cotizados, ya sean de Bolsa, de bonos, de materias primas o incluso de inmobiliario.

Opebank cuenta para la gestión de carteras con el asesoramiento de BlackRock, la mayor gestora del mundo. Todos los fondos subyacentes de renta variable son de esta firma, pero en los de otro tipo de activos hay también fondos de Nordea, Pimco, Pictet o Lazard.

A diferencia de otras propuestas de inversión, en Opebank hay reuniones mensuales del equipo de inversión para retocar las carteras según ven los mercados.

5. Finanbest: incluye una cartera con perfil sostenible

Finanbest es una de las firmas de gestión de carteras que mejores retornos está ofreciendo en 2021. Su opción más conservadora, la Finanbest Profile White, ha rentado un 1,8% entre enero y septiembre, y un 3,8% en los últimos 12 meses. Esta opción incluye una pequeña inversión (del 5%) en Bolsa de países desarrollados.

Su propuesta de valor incluye seis carteras, con diferentes niveles de riesgo, pero además una cartera dedicada a la inversión sostenible. “Nuestro Profile Green es algo difencial. Está despertando mucho interés entre los clientes”, explica Asier Uribeetxebarria, consejero delegado de Finanbest. Este perfil verde invierte solo en fondos activos que tienen la máxima consideración en materia de inversión responsable. Tiene un 60% de fondos de renta variable y un 40% en fondos de bonos.

Finanbest es de los pocos especialistas que de gestión de carteras que ha optado por invertir parte del dinero de sus clientes en fondos convencionales (no solo fondos indexados). “Hay algunas tipologías de activos y de mercados en los que la gestión activa es claramente superior a la gestión pasiva”, apunta, Uribeetxebarria. Uno de los ejemplos son los fondos que invierten en renta fija de China.

6. InbestMe: lanza también carteras de planes de pensiones

InbestMe, otro de los gestores automatizados de carteras surgidos a partir de 2017, acaba de ampliar sus servicios: además de gestionar carteras de fondos de inversión, ahora ofrece también carteras de planes de pensiones. InbestMe ofrece desde 2018 carteras de fondos cotizados con un perfil de inversión socialmente responsable, pero ahora también ofrece este tipo de servicio para pensiones individuales.

Por ahora, las carteras de InbestMe son las únicas que hay en España que invierten en planes de pensiones sostenibles. InbestMe ISR Renta Variable Plan de Pensiones está gestionado por GVC Gaesco y se dedica a invertir en fondos cotizados (ETF) que tienen altas calificaciones en materia de sostenibilidad.Los gastos internos que aplican los ETF sostenbiles son muy bajos. El importe mínimo para invertir son 250 euros.

Además de la nueva cartera de planes de pensiones, la firma cuenta con carteras de fondos de inversión convencionales y de fondos cotizados (ETF), con diferente fiscalidad. En las primeras, el importe mínimo son 1.000 euros y en la segunda son 5.000 euros. El coste de gestión máximo es del 0,42%.

Para los clientes con más de 100.000 euros la firma ofrece un servicio de atención por parte de un gestor personal.

7. Finizens: ahorro para niños e inversión en ladrillo

Finizens ofrece servicios de gestión de carteras de fondos, de planes de pensiones y también una plan de ahorro para niños (articulado a través de un seguro). En todos los casos, estructura su oferta en cinco perfiles de riesgo. La cartera más arriesgada, el perfil cinco, ha conseguido un retorno entre enero y octubre, del 12,5%.

Las carteras de Finizens tienen 14 fondos indexados como subyacente, con independencia del nivel de riesgo y el volumen invertido. Eso sí, va cambiando la ponderación de cada activo en función del perfil de cada cliente.

Una de las singularidades de las carteras de Finizens es que incluyen una parte de inversión en activos inmobiliarios, a través de la figura de los Retis (el equivalente anglosajón a las socimis españoles). En la cartera de más riesgo este activo tiene un peso del 5%. Esta cartera de tipo 5 es más moderada que otras carteras de riesgo, puesto que incluye también un 20% de inversión en bonos.

La comisión de gestión de Finizens está entre el 0,14% y el 0,41% anual. Cada año tienen el compromiso de irlas reduciendo. La comisión total (incluyendo los fondos subyacentes) está entre el 0,32% y el 0,65%. En el plan de ahorro para niños la comisión total es del 0,8%.

ING: la apuesta por los Fondos Cartera Naranja

ING es uno de los pocos bancos que ha preferido no estructurar su oferta de inversión a través de contratos de gestión discrecional de carteras. A cambio, la entidad lanzó hace dos años los Fondos Cartera Naranja que, bajo la fórmula de fondos de fondos ofrece un servicio muy similar.

ING fue una de las entidades pioneras en España en ofrecer fondos indexados: lanzó hace 15 años productos que replicaban la evolución del Ibex 35, del Eurostoxx 50 y del S&P 500. La evolución de esta oferta fue crear 10 fondos, que van de menos a más riesgos, que incluyen como subyacentes una cartera más diversificada de fondos indexados.

Así, el Fondo Cartera Naranja 10/90 invierte un 10% en Bolsa (de Estados Unidos y de Europa) y un 90% en bonos (renta fija de Estados Unidos, de Europa, y deuda corporativa). En el extremo opuesto está el Fondo Cartera Naranja 90/10, que tiene un 90% de Bolsa y un 10% de bonos. Entre los fondos subyacentes hay productos de ING y también de otras gestoras.

El coste de estos fondos es del 0,99%, todo incluido (comisión de gestión, custodia y gastos indirectos). Es un precio algo caro sobre todo para los fondos más conservadores.

Normas
Entra en El País para participar