Materias primas

La OPEP ignora a Biden y no eleva la producción para frenar al alza del crudo

El cártel eleva la producción en 400.000 barriles diarios, lo previsto desde julio

Logotipo de la OPEP.
Logotipo de la OPEP.

El encarecimiento de los precios energéticos a nivel global está dando al traste con las estimaciones macroeconómicas de todos los organismos internacionales y firmas de análisis por su impacto en la inflación y en la evolución económica. Una situación a la que además se suman los cuellos de botella en las cadenas de suministro, poniendo en jaque la recuperación global.

Países como Estados Unidos, India y Japón han tratado, sin éxito, de presionar a los miembros del cártel de países productores de petróleo (OPEP) para que eleve la producción de petróleo, mitigando así el repunte de los precios. Tanto el presidente de EE UU, Joe Biden, como la secretaria de Estado de Energía, Jennifer Granholm, han transmitido al cártel presión en sus mensajes y han pedido duplicar la producción mensual de barriles. "El precio de la gasolina depende de lo que ocurre en el mercado petrolero mundial. Y ese mercado está controlado por un cartel: la OPEP. Así que ese cartel tiene más que decir [que yo] sobre lo que está ocurriendo", apuntó Granholm.

Mensajes similares a los hechos desde los gobiernos de India y Japón en un momento en el que el barril de Brent se sitúa en los 82 dólares, que coincide además con especulaciones sobre la posibilidad de que EE UU libere parte de sus reservas de emergencia para intentar reducir el precio. Algo que por ahora no ha hecho.

Frente a ellos, los 23 países miembros del cártel y más Rusia (OPEP+) se han dado cita este jueves para evaluar los actuales niveles de producción y sus planes para los próximos meses y han optado por mantener sin cambios sus planes. Es decir, bombearán 400.000 barriles diarios más, según lo acordado en julio. De mantener ese ritmo, los países con mayor capacidad de producción de crudo –sin contar a EE UU– tardarán hasta septiembre de 2022 para recuperar los 9,7 millones de barriles diarios retirados con motivo del hundimiento de los precios en el arranque de la pandemia.

En su comunicado, los miembros de la OPEP+ reafirman su compromiso para "asegurar un mercado petrolero estable y equilibrado, el suministro eficiente y seguro a los consumidores y brindar claridad al mercado en momentos en que otras partes del mercado energético fuera de los límites de los mercados petroleros están experimentando una volatilidad e inestabilidad extremas".

Bank of America considera que la fuerte subida de los precios energéticos llevará al barril de petróleo Brent a alcanzar los 120 dólares a finales del primer semestre de 2022. Si bien, considera que el barril se situará de media 85 dólares el próximo año, y en 75 dólares en 2023.

Normas
Entra en El País para participar