Energías renovables

Windar fija para diciembre su estreno en Bolsa con una tasación de 800 millones

La banca tantea a los inversores para establecer el precio definitivo

Windar fija para diciembre su estreno en Bolsa con una tasación de 800 millones

Windar pondrá la guinda a las salidas a Bolsa en 2021. El fabricante de torres eólicas tiene previsto debutar en el último mes del año con una valoración tentativa de 800 millones de euros, según indican fuentes financieras. Si nada se tuerce, será el cuarto debut en el mercado español, tras los de Línea Directa, Ecoener y Acciona Energía.

Los coordinadores, Bank of America y Morgan Stanley, y el asesor de la operación, Rothschild, han liderado durante las últimas semanas los primeros encuentros preliminares con potenciales inversores (pilot fishing). Tras esta toma del pulso del mercado, le han aconsejado a los dueños de la empresa (Siemens Gamesa y Grupo Daniel Alonso), lanzar la operación antes de fin de año.

Su negocio está relacionado con las energías renovables, pero no tiene nada que ver con compañías que se dedican a realizar instalaciones y producir energía, como Capital Energy u Opedenergy, que finalmente no pudieron debutar por problemas de demanda ligados al precio. Windar fabrica torres eólicas en tierra (on­shore) y en el mar (offshore).

La escalada del precio de la luz tiene un efecto limitado sobre la compañía. La necesidad de equipamiento para los proyectos verdes continúa siendo máxima. Siemens Gamesa, su segundo accionista con un 32%, es también su primer cliente, al suponer el 51% de las ventas en 2020, las últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil de la compañía.

Windar consolida sus cuentas con Grupo Daniel Alonso, dueño del 68% restante de las acciones, pero la sociedad individual, que no incluye los negocios en India, Brasil, México y Rusia, exhibe unas cuentas muy saludables. Su facturación creció en 2020 un 2,8%, hasta los 180,1 millones de euros, y su ebitda se disparó un 36%, hasta los 9,2 millones. Para una valoración de nueve a diez veces esta cuantía, la horquilla de tasación se sitúa entre los 800 y los 900 millones.

La operación está en pleno diseño y ahora gana enteros el escenario de una ampliación de capital para impulsar el crecimiento de la empresa, acompañada de una eventual venta de acciones de los actuales socios. Mediados de diciembre es la fecha clave para el estreno de Windar, si no hay ninguna mala sorpresa de última hora, como ocurrió con las salidas a Bolsa de Primafrio y las mencionadas de Capital Energy y Opedenergy.

Windar es una rara avis en cuanto a endeudamiento, al menos en cuanto a la sociedad individual. Contaba con una caja neta de 20,6 millones a finales de 2020 y con una línea de crédito de 30 millones de euros que vence en 2023 de la que no había dispuesto ni un euro.

Windar ejecutó en agosto su transformación en sociedad anónima –antes era limitada– y amplió capital con cargo a reservas para cumplir con los requisitos para su estreno en Bolsa, según publicó CincoDías.

 

Normas
Entra en El País para participar