Textil

Las batallas promocionales llevan a Zalando a perder 8,4 millones en su tercer trimestre

La compañía cree que la crisis de suministro se dejará sentir en la próxima temporada de primavera-verano

Las batallas promocionales llevan a Zalando a perder 8,4 millones en su tercer trimestre
REUTERS

Zalando, el gigante europeo del comercio electrónico textil, dio un paso atrás en su rentabilidad durante el tercer trimestre del año, periodo en el que se anotó una pérdida neta de 8,4 millones, frente al beneficio de 58,5 millones que obtuvo en el mismo periodo del año pasado. Su ebit también fue negativo, en 4,6 millones, y su ebitda ajustado sufrió una contracción del 60% respecto a 2020, pese a que sus ingresos continuaron creciendo a buen ritmo. Estos mejoraron un 23%, hasta 2.283 millones, llevando el acumulado del año a una facturación de 7.254,3 millones, un 34% más.

Unos resultados que llegaron en un periodo de reapertura casi total de las economías europeas y, por extensión, de los comercios físicos. La compañía explica la menor rentabilidad de sus operaciones, que se tradujeron en una caída del margen bruto de 5,6 puntos porcentuales, por la presión promocional registrada durante el trimestre. "El desempeño se puede explicar por una menor demanda por las prendas de otoño-invierno sin descuentos, y por una mayor demanda por los productos de primavera verano muy rebajados, además de un retraso en la entrada de la temporada otoño-invierno por un tiempo inusualmente cálido", explica en su informe trimestral, añadiendo unas "inversiones deliberadas en precio para asegurar una oferta atractiva al consumidor, a la vista de un entorno promocional feroz observado en muchos mercados europeos tras la reapertura de las tiendas".

A esto se suma la preocupación generalizada por el incremento de los costes logísticos y la crisis de suministro de productos procedentes de Asia. El responsable financiero de Zalando, David Schroeder, ha explicado esta mañana que la compañía tiene stock suficiente para los próximos meses, con unos inventarios un 41% superiores a los de hace un año. 

Sin embargo, este ha reconocido que algunas categorías podrán sufrir en los próximos meses, sobre todo de cara al abastecimiento de la campaña de primavera-verano de 2022. "¿Nos gustaría tener aún más stock, sobre todo en la categoría de zapatillas? Sí. Pero gracias a nuestro modelo, creemos que encontraremos mejores respuestas a estos retos que la mayoría de nuestros rivales en nuestra industria", ha dicho Scrhoreder. 

En conferencia con analistas, este ha reconocido el impacto de la crisis de producción en Vietnam y China, además de los problemas de envío de la mercancía. "También hemos recibido un volumen de cancelaciones más alto de lo habitual y también nos han informado de retrasos para el stock de primavera-verano. Esto genera el riesgo de que esa campaña pueda ser retrasada unas semanas o que, al menos, no tengamos una posición de inventario similar a la habitual, creando un impacto potencial tanto para el crecimiento que podemos tener como para el margen".

De momento, Zalando ha confirmado sus objetivos para este año, que pasan por un crecimiento en la venta bruta de mercadería  de entre un 31% y un 36%, y que los ingresos aumenten hasta un 31% hasta una horquilla de entre 10.100 y 10.500 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar