El té de Unilever es un sabroso brebaje para el capital privado

Un nuevo dueño debería de ser capaz de elevar el crecimiento de las ventas al 5%, en línea con el mercado global

Cafetería de Dubái.
Cafetería de Dubái. reuters

Los tés de Pukka Herbs prometen refrescar y revitalizar. Eso es exactamente lo que las marcas de té de Unilever –Pukka y PG Tips entre ellas– necesitan de posibles dueños de capital privado como Advent o Carlyle. A su vez, los barones de las compras pueden esperar un retorno reparador.

 

Aunque la categoría de tés de Unilever está aletargada, tiene muchas cosas a favor. El gigante es el primer productor mundial de la bebida, con el 10%, según Euromonitor. Mientras que marcas de té negro como Brooke Bond pueden estar pasando de moda, las mezclas Pukka que hacen que los bebedores se duerman o se mantengan alerta, pero sin cafeína, están de moda.

El precio de la división, que asciende a 4.700 millones de euros, equivale a unas 11 veces el ebitda de este año. Con Alan Jope, CEO de Unilever, el crecimiento de los ingresos del té ha sido decepcionante, de pocos puntos. Con una cucharada de amor, un nuevo dueño debería de ser capaz de elevar esa cifra al 5%, en línea con el mercado global. Suponiendo que la atención adicional a los detalles también aumente los márgenes en dos puntos en cinco años, la unidad debería de producir 623 millones de ebitda en 2026. Con un apalancamiento de cinco veces, un interés del 4% sobre su deuda y el tipo impositivo efectivo del 25% de Unilever, un capital privado tendría una bonita TIR del 19%.

Las otras empresas pasadas de moda de Unilever lo tienen peor. Jope podría vender marcas de belleza y cuidado personal de bajo rendimiento, como Q-Tips y el champú Timotei, tras dividirlas en una unidad separada, que genera 600 millones de ingresos anuales. Pero los augurios no son buenos. Reckitt fracasó en su intento de hacer algo similar en 2020.

Ello pudo deberse a que los posibles compradores se burlaron de la molestia de juntar varios productos de cuidado personal poco apreciados en algo más voluminoso y valioso. El té de Unilever, por el contrario, es suficientemente grande para el mayor de los fondos de compra. Jope, que está bajo presión tras caer un 11% en Bolsa este año, espera que necesiten refrescarse.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías