Estreno

Volvo debuta en Bolsa en plena escalada del sector de automoción en Europa

Será la mayor colocación en la Bolsa europea este año. Recaudará unos 2.100 millones

Logotipo de Volvo.
Logotipo de Volvo. AFP

Volvo Cars protagonizará hoy el mayor estreno del año para la Bolsa europea. El fabricante de coches debutará en la Bolsa sueca tras haberse visto obligado a retrasar un día la operación y a fijar su precio de salida en la parte baja de la banda orientativa de precios, que se había fijado entre 18.000 y 23.000 millones de dólares (entre 15.400 y 16.700 millones de euros).

La empresa, propiedad del holding chino Zhejiang Geely, saldrá al mercado con una valoración de unos 18.000 millones de dólares tras marcar un precio de 53 coronas suecas. Con su colocación espera captar unos 2.500 millones de dólares (2.100 millones de euros) y lograr el salto al parqué que decidió posponer en 2018 en busca de mejores condiciones del mercado. Entonces aspiraba a alcanzar una valoración de unos 30.000 millones de dólares.

Volvo Cars mantiene una estrategia enfocada al negocio del coche eléctrico, en un momento en el que uno de sus principales competidores, Tesla, ha logrado superar la barrera del billón de dólares de capitalización bursátil esta misma semana. Volvo aspira a ser un fabricante de coches 100% eléctrico en 2030 si bien en la actualidad solo vende un 3% de todos los coches eléctricos del mercado. Además, controla un 49% del capital de la firma de automóviles eléctricos Polestar, que prevé saltar al mercado en 2022 a través de una SPAC.

El mercado sin embargo ha puesto en precio las dudas sobre qué participación mantendría Geely en la empresa, así como los actuales problemas de suministro que azotan a la industria. Por lo pronto, el holding chino ha renunciado a los derechos de voto mejorados, una especie de acción de oro, que le hubiera dado el 98% de los derechos de voto aunque su participación cayera del 83%. Se espera que el free float de la empresa se sitúe entre el 16% y el 17,9%.

El debut de Volvo Cars llega a un mercado tensionado por el repunte de la inflación y la posibilidad de que esta escalada acelere la subida de tipos de interés de los bancos centrales. Una situación que ha derivado en numerosas cancelaciones de colocaciones en el mercado en los últimos meses, tanto en Estados Unidos como en Europa.

Tras el cerrojazo provocado por la pandemia, los fabricantes de coches y de sus componentes están viviendo en Europa un año de fuerte recuperación en Bolsa. El sectorial europeo se anota una subida del 26,7% en lo que va de año y es el segundo más alcista, solo superado por la banca y las tecnológicas. Desde los mínimos de 2020 el sector recupera un 152%, gracias al comportamiento de valores como Porsche y Stellantis, que suben un 61,1% y un 46,2% en lo que va de año a pesar de los problemas de abastecimiento.

Normas
Entra en El País para participar