Tecnología

Sony negocia con el gigante taiwanés TSMC para abrir una fábrica de chips en Japón

El beneficio neto de la compañía cae un 34,8% entre abril y septiembre, debido a las pérdidas de una aseguradora de su rama financiera. El gigante nipón eleva sus ventas en Sony Music y su unidad de videojuegos

Dos personas pasan junto a una publicidad de Sony en una tienda en Tokio.
Dos personas pasan junto a una publicidad de Sony en una tienda en Tokio.

Sony confirmó este jueves que está negociando con el fabricante taiwanés de semiconductores Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC) para construir una nueva planta de producción de chips en Japón.

El director financiero de Sony, Hiroki Totoki, se refirió al proyecto durante la presentación de los resultados financieros semestrales del grupo. "Asegurarnos un suministro estable de semiconductores es muy importante para nosotros y clave para la industria japonesa en su conjunto", dijo Totoki en relación a las interrupciones en las cadenas de suministro a raíz de la pandemia por el covid-19.

"La planta de TSMC podría ser una solución", añadió el japonés, que evitó profundizar acerca del proyecto, sobre el que todavía están "debatiendo sobre muchos asuntos", tanto de forma bilateral como con el Ministerio japonés de Economía, Comercio e Industria.

TSMC, la empresa de fundición de semiconductores más grande del mundo, anunció a principios de mes sus planes para construir su primera fábrica de chips en Japón, cuya construcción buscaría comenzar en 2022 con vistas a que la producción se inicie en 2024. La tecnológica japonesa es el mayor cliente nipón del fabricante taiwanés.

El Gobierno japonés ha mostrado interés en el proyecto y estaría estudiando contribuir a su financiación. La nueva planta de producción de chips se situaría en Kumamoto (sudoeste), en un terreno cercano a una planta similar de Sony, que busca garantizarse un suministro estable de semiconductores sobre todo para sus sensores de imágenes para teléfonos inteligentes, un sector del que controla en torno a la mitad del mercado global.

En cuanto a los resultados, Sony redujo su beneficio neto un 34,8% entre abril y septiembre, hasta 424.900 millones de yenes (3.220 millones de euros), debido principalmente a las pérdidas de una aseguradora de su rama financiera.

El beneficio operativo de la empresa se incrementó un 11,5% con respecto al mismo período del ejercicio anterior, que corresponde a la primera mitad de su año fiscal, hasta 598.500 millones de yenes (4.540 millones de euros), un aumento que Sony achacó al buen rendimiento de recientes inversiones en la industria musical.

Los ingresos de la compañía aumentaron un 13,7%, hasta 4,63 billones de yenes (35.120 millones de euros), impulsado por sus ramas de videojuegos, música e imagen, detalló en su informe financiero publicado este jueves.

Sony señaló como principal motivo de la contracción de sus beneficios a una pérdida única registrada con la aseguradora Sony Life, por valor de 16.800 millones de yenes (unos 128 millones de euros) y vinculada a la fusión con una subsidiaria y la consolidación de sus ingresos en los de la aseguradora. La rama financiera de la multinacional, que gestiona estas operaciones, registró una caída de ventas del 28,6% en los seis meses hasta septiembre y su beneficio operativo se redujo un 6%.

El grupo japonés destacó, por otro lado, el buen rendimiento de su negocio Sony Music. Las ventas de esta rama se incrementaron un 29% interanual en el período, hasta 526.500 millones de yenes (4.000 millones de euros), gracias, principalmente a los ingresos de los servicios de streaming, cuyas suscripciones aumentaron más de un 50%.

En lo que respecta al sector de los videojuegos, "Sony seguirá invirtiendo de forma agresiva", dijo el director financiero de Sony, Hiroki Totoki, durante la presentación de los resultados. Las ventas de esta unidad aumentaron un 13,3% hasta 1,26 billones de yenes (9.570 millones de euros), impulsado por la comercialización de juegos y sus servicios en línea, pero el beneficio operativo de esta actividad se redujo, debido a la caída de las ventas de consolas.

Las ventas de PlayStation 4 (PS4) han disminuido progresivamente desde el lanzamiento de su sucesora, la PS5, cuyas ventas siguen siendo moderadas debido a la falta de semiconductores. Esta última consola acumula 13,4 millones de unidades vendidas desde su lanzamiento el pasado noviembre, según dijo la compañía.

El grupo mejoró sus previsiones para su actual ejercicio fiscal, que concluirá el 31 de marzo de 2022. Prevé que su beneficio neto se sitúe en 730.000 millones de yenes (5.540 millones de euros) y que su ganancia operativa sea de 1 billón de yenes (7.890 millones de euros). En lo que respecta a sus ventas, espera que alcancen los 9,9 billones de yenes (75.000 millones de euros).

Normas
Entra en El País para participar