Mercado de capitales

Santander coloca 1.000 millones en deuda sénior no preferente a 10 años

La demanda supera los 1.750 millones

Vista de archivo de una sucursal del Banco Santander.
Vista de archivo de una sucursal del Banco Santander. EFE

La presentación de resultados no es un impedimento para que Santander acuda al mercado de capitales para exprimir las ventajas de tipos bajos. Coincidiendo con la publicación de las cuentas del tercer trimestre y en vísperas a la reunión de política monetaria del BCE, la entidad que preside Ana Botín ha colocado 1.000 millones en deuda sénior no preferente a 10 años.

Como viene siendo una tendencia en las últimas emisiones realizadas por el banco, el apetito de los inversores por el papel de la entidad ha permitido rebajar el coste. La operación partía con un diferencial de 105 puntos básicos sobre midswap (tipo de interés libre de riesgo) y se ha cerrado con un spread de 80 puntos básicos, lo que equivale a una rentabilidad del 1,019%. Junto a la rentabilidad los bonos pagarán un cupón anual del 1%. La demanda ha alcanzado los 1.750 millones.

Según fuentes de mercado, con esta operación Santander estaría anticipando parte de su programa de financiación para 2022 a la vez que avanza en el cumplimiento de los requerimientos MREL. ABN Amro, Credis Suisse, IMI, Natixis, NatWest Markets, Santander y Société Générale han sido las entidades encargadas de llevar a buen puerto la emisión.

En el conjunto del año la entidad ha llevado a cabo cuatro emisiones de deuda sénior no preferente. A la realizada hoy se suman las ejecutadas en marzo (1.000 millones en bonos con vencimiento en 2027), en junio (1.000 millones en un bono verde) y los 1.500 millones de dólares colocados a comienzos de septiembre.

El mes pasado Santander vivió un periodo de intensa actividad en el mercado de capitales. La entidad llevó a cabo cuatro operaciones en las que adjudicó más de 4.000 millones. La más significativa de todas fue la emisión de 1.000 millones en bonos contingentes convertibles (cocos en la jerga) al 3,265%, el mismo precio que logró CaixaBank en una operación similar y que confirma que se trata del precio más bajo logrado por una entidad del sur de Europa para este tipo de deuda.

Normas
Entra en El País para participar