Funcas recorta en 1,2 puntos, hasta el 5,1%, el crecimiento del PIB en 2021

La rebaja obedece a la inflación y a la revisión del INE para el segundo trimestre

Mapfre recorta hasta el 5,7% el alza previsto para este año

Una trabajadora del sector hostelero.
Una trabajadora del sector hostelero. EFE

Continúa el aluvión de recortes a las previsiones de crecimiento de la economía española para el año 2021 tras los recientes jarros de agua fría dados a conocer por organismos como el FMI, la Airef o el Banco de España. La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) ha revisado este miércoles a la baja las proyecciones de avance del producto interior bruto (PIB) hasta el 5,1%, recortando en 1,2 puntos la previsión del pasado mes de julio (6,3%).

El director general de Funcas, Carlos Ocaña, y el director de Coyuntura y Economía Internacional de la entidad, Raymond Torres, han explicado que el recorte obedece, por un lado, a los "efectos de la escalada de precios y la escasez de componentes y materias primas", que suponen la mitad de la revisión por su impacto en la demanda interna. La otra parte de la reducción vendría por la "inesperada revisión del INE" sobre el crecimiento del segundo trimestre del año. Si inicialmente Estadística había previsto un aumento de la actividad del 2,8% trimestral y del 19,8% interanual, el dato corregido se reduce al 1,1% en el trimestre y al 17,5% sobre el mismo periodo del año pasado (1,7 y 2,3 puntos menos, respectivamente).

Para 2022, han detallado los expertos, la previsión se actualiza dos décimas al alza, hasta el 6%, debido al desplazamiento de la demanda embalsada durante la crisis sanitaria. Con todo, ha recordado Torres, esta previsión "depende de que se cumplan las expectativas y de que la inflación se modere en primavera tras seis meses a niveles como los actuales". Se espera que tras el invierno los precios de la energía dejen de crecer, y "de eso depende nuestra evolución de crecimiento". También jugará un papel determinante la correcta ejecución de los fondos europeos, cuyo impulso debería notarse ya plenamente a lo largo del año próximo. La incertidumbre, por ello, sigue estando a la orden del día, porque "todo queda condicionado a esa rebaja de la inflación y a la ejecución de las ayudas".

La mejora de la economía, apuntan desde Funcas, "se percibirá en el mercado laboral y, en términos EPA, el número de ocupados podría alcanzar el nivel precrisis a finales de 2022". Sin embargo, todavía lejos de los niveles previos a la pandemia, la tasa de paro se situaría en el 14,6%. Un riesgo a tener en cuenta es la posible situación de "desempleo e inactividad de los más de 200.000 trabajadores" todavía sujetos a un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE).

A pesar de que la recuperación también incidirá en el saldo presupuestario, "el déficit público será del 6% en 2022, un desvío de un punto respecto al proyecto de PGE". La deuda pública, por su parte, "se situará en cotas próximas al 117% del PIB".

Tras el varapalo del segundo trimestre confirmado recientemente por el INE, para el tercer trimestre de este año los indicadores disponibles apuntan, en general, a un importante repunte del crecimiento debido a un rebote del turismo más vigoroso de lo estimado, que permitirá a su vez compensar el débil comportamiento de la economía entre abril y junio.

A finales del pasado mes de septiembre, el Instituto Nacional de Estadística enfrió notablemente las perspectivas de crecimiento de la primavera, dando pie a un torrente de revisiones a la baja al que se sumaron esta semana la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) y el Banco de España, que también pusieron en duda las previsiones económicas sobre las que se sustentan los Presupuestos Generales del Estado para 2022 diseñados por el Gobierno de coalición, pendientes de ser aprobados por el Congreso. Por lo pronto, y cada vez más en solitario, el Ejecutivo mantiene sus previsiones de crecimiento de la economía, del 6,5% en 2021 y del 7% en 2022.

Mapfre también recorta previsiones

El servicio de estudios de Mapfre ha rebajado también este miércoles en tres décimas las previsiones de crecimiento para este año, del 6% al 5,7%, mientras que ha mejorado las del año que viene en dos décimas hasta el 6,2%. Ese mayor optimismo para 2022 se debe “al despliegue" de los proyectos asociados al fondo de recuperación, que "apoyará la recuperación de la actividad”, explican los economistas de la entidad. Aunque consideran que los riesgos han aumentado de cara a los próximos trimestres, “especialmente la inflación (estiman que el IPC finalice el año en un promedio del 2,7% este año) por el aumento de la factura energética", descartan la estaflación.

Mapfre, a su vez, ha revisado a la baja las expectativas de crecimiento de la economía mundial, hasta el 5,9% este año, en un entorno de mayores tensiones sobre los precios de consumo en todo el mundo, pero especialmente en los países emergentes. Para la zona euro, el servicio de estudios de la asegurado ha aumentado la previsión de crecimiento para 2021 en cinco décimas, hasta el 5%, gracias al mejor comportamiento registrado tanto en el segundo como el tercer trimestre. Sin embargo, ha recortado las del ejercicio que viene en dos décimas, hasta el 4,3%.

 

Normas
Entra en El País para participar