Tecnología

La UE investigará en profundidad la compra de ARM por Nvidia

Temen que conduzca a precios más altos, a menos opciones en el mercado y a una menor innovación en la industria

Dos personas en el stand de Nvidia en una anterior edición del MWC de Barcelona.
Dos personas en el stand de Nvidia en una anterior edición del MWC de Barcelona.

El fabricante estadounidense de chips Nvidia ha sufrido un duro revés este miércoles. La Comisión Europea ha anunciado que inicia una investigación en profundidad sobre su oferta de 40.000 millones de dólares para comprar al diseñador de chips británico ARM por temor a que con la operación se dañe la competencia.  

"Nuestro análisis muestra que la compra podría implicar una restricción o degradación del acceso a la propiedad intelectual de ARM, lo que distorsionaría muchos mercados en donde los semiconductores son utilizados", ha indicado la vicepresidenta de la Comisión Europea responsable de Competencia, Margrethe Vestager. Las autoridades comunitarias temen, además, que la operación conduzca a precios más altos, a menos opciones en el mercado y a una menor innovación.

La operación se anunció en septiembre de 2020. Softbank indicó que había llegado a un acuerdo con Nvidia para venderle por 40.000 millones de dólares (33.780 millones de euros) la firma de chips y desarrollo de software Arm Limited. El grupo japonés había comprado a esta compañía cuatro años antes por 32.000 millones de dólares.

La investigación abierta por la CE no ha sorprendido al mercado, pues los analistas ya preveían que la compra pudiera enfrentar obstáculos por parte de los reguladores. De hecho, la agencia de Competencia del Reino Unido también está investigando el acuerdo advirtiendo que la adquisición podría dañar la competencia y debilitar a los rivales. 

La decisión de Bruselas llega después de que rivales de Nvidia solicitaran bloquear la operación porque supone poner a un proveedor básico para Apple y otros grandes fabricantes de la industria bajo el control de un solo operador, Nvidia. Y los diseños de ARM se utilizan en casi todos los procesadores de los smartphones y de otros dispositivos que precisan chips de bajo consumo.

Bruselas cree que la empresa fusionada tendría "incentivos económicos" para llevar a cabo estrategias de exclusión de mercado que reduzcan la competencia en el suministro de procesadores para varios productos, informa Efe. En concreto, afectaría a los centros de datos para CPUs, así como a los de semiconductores utilizados en sistemas de conducción asistida para automóviles y en aplicaciones de "infoentretenimiento" incluidas en los vehículos, como los sistemas de navegación, las conexiones Wifi o Bluetooth, o los sistemas de reproducción de audio y vídeo.

También impactaría en los mercados de sistemas de chips utilizados en ordenadores, consolas de videojuegos o dispositivos de alto rendimiento del llamado internet de las cosas.

Parece que el compromiso anunciado por el CEO de Nvidia, Jensen Huang, de que su compañía "mantendrá el modelo de licencia abierta de ARM" y que no tienen "intención de estrangular o negar el suministro a ningún cliente”, no ha sido suficiente. Igualmente, persiste el temor a una pérdida de neutralidad de ARM y a que Nvidia puede utilizar la operación para impulsar su tecnología. 

La Comisión Europea teme que la compra frene la innovación porque los competidores no quieran compartir información comercial sensible con la empresa resultante al ser rivales de Nvidia o que se reconduzca inversión de I+D prevista por ARM a productos más rentables para Nvidia. 

En el marco de la investigación preliminar, las empresas ya ofrecieron compromisos a la Comisión para intentar paliar estas preocupaciones, pero el regulador europeo las consideró insuficientes. El Ejecutivo comunitario tiene ahora hasta el 15 de marzo de 2022 para decidir sobre la operación. Clientes de ARM como Broadcom, MediaTek y Marvell respaldan la adquisición, según Reuters. Pero debe calmarse las preocupaciones de otros como Qualcomm, Samsung Electronics y Apple. 

"Nuestra investigación busca asegurar que las empresas activas en Europa siguen teniendo acceso efectivo a la tecnología necesaria para fabricar productos semiconductores de última generación a precios competitivos", remarcó Vestager.

Normas
Entra en El País para participar