Tecnología

La tecnológica española Devo capta más de 215 millones y ya vale casi 1.300

La startup de análisis de datos y seguridad alcanza el estatus de unicornio. La ronda de financiación ha sido liderada por TCV, junto con otros dos fondos, General Atlantic y Eurazeo

Parte del equipo de Devo.
Parte del equipo de Devo.

Nueva operación millonaria en el ecosistema emprendedor español. Devo, la empresa de análisis de datos y seguridad nativa de la nube, ha cerrado una ronda de financiación de 250 millones de dólares (unos 215,5 millones de euros). La operación ha elevado su valoración hasta los 1.500 millones de dólares (casi 1.300 millones de euros), convirtiéndola en la primera empresa de ciberseguridad de España en alcanzar el estatus de unicornio.

La transacción ha sido liderada por TCV, que desde 1995 ha invertido más de 16.000 millones de dólares en empresas tecnológicas (entre ellas, Airbnb, Facebook, Spotify y Netflix) junto a los fondos General Atlantic (inversor de empresas como Snap, Delivery Hero, Uber, Slack o Klarna) y Eurazeo, especializada en invertir en compañías tecnológicas europeas. También han participado los fondos ya existentes Bessemer Venture Partners (socios de LinkedIn, Pinterest o Twilio), Insight Partners (accionistas de Delivery Hero, Shopify o Twitter), Georgian (especializado en empresas de software) y el español Kibo Ventures.

Devo, anteriormente conocida como LogTrust, ha recibido desde que arrancó su actividad en 2011 una financiación de más de 400 millones de dólares. Su anterior ronda de financiación tuvo lugar en septiembre de 2020, cuando recibió una inyección de 60 millones de dólares. “El dinero ahora captado nos permitirá seguir creciendo al ritmo que lo estamos haciendo, que es duplicando negocio año a año; atraer más talento que nos ayude a crecer; fortalecernos en geografías donde ahora estamos de manera incipiente, y seguir innovando en tecnología”, explica a Cincodías, Pedro Castillo, fundador y CTO de la compañía.

Castillo, exjefe de Nuevas Tecnologías de Bankinter, asegura que esta nueva ronda de financiación “es un hito que sobrepasa todas las expectativas de la compañía (…) Todo esto es resultado del duro trabajo y la innovación impulsada por cada uno de los empleados, lo cual nos ha llevado a liderar el mercado de la seguridad”.

Devo, que trasladó en 2017 su sede social a EE UU, cuenta actualmente con una plantilla de unas 400 personas, de las que 280 están en España. En Madrid, la compañía mantiene uno de sus principales centros de trabajo. “Aquí tenemos sobre todo la ingeniería. Todo el desarrollo de producto, operaciones y la parte más grande de servicios profesionales, pero también tenemos personal de marketing, ventas y preventa, recursos humanos y parte del management”, señala el directivo.

La compañía española ofrece una plataforma de analítica de datos que tiene como objetivo reinventar la forma en que las empresas utilizan sus datos, especialmente los de seguridad para generar valor con los mismos. “Los clientes nos envían sus datos y les ayudamos a detectar ciberataques, a saber qué impacto ha podido tener este en la compañía, cómo ha podido entrar un malware en su red … y todo en tiempo real para tomar acciones más rápidas y seguras. Hay empresas que nos mandan 70 terabytes de datos al día y tienen esos datos durante 400 días para analizarlos, computando cada día 1,2 petabytes de datos”, dice Castillo.

Según Marc van Zadelhoff, exdirector de IBM Security y CEO de Devo desde 2020, la transformación digital y la gran cantidad de amenazas asociadas a ella están introduciendo importantes problemas en la complejidad y la proliferación de los datos de seguridad, lo que ha situado la tecnología de security analytics como eje central de las principales ciberdefensas del mundo. “Las empresas más grandes del planeta se decantan por Devo porque combina una escala inigualable, una potente analítica y la capacidad de obtener respuestas en tiempo real, cambiando la forma en que los equipos de seguridad interactúan con sus datos. Y esta ronda de financiación valida la fuerza disruptiva en la que nos hemos convertido y envía una señal inequívoca al sector de que seguiremos marcando el ritmo en lo que respecta a innovación y valor al cliente”, apunta el ejecutivo.

Los directivos de Devo no revelan la facturación de la compañía, pero sí señalan que su mercado más importante es EE UU seguido de España. El año pasado abrieron oficina comercial en varios países de Europa, como Reino Unido, Alemania y Francia, y en Australia. “Ya están dando sus frutos, pero queremos crecer de verdad en estas geografías y seguir atrayendo negocio en ellas”, continúa Castillo, que apunta que la región de Asia-Pacífico es muy importante para ellos, así como seguir expandiéndose en EMEA (Europa, Oriente Medio y África), “que es un mercado natural para nosotros”.

Devo buscará igualmente tener una mayor presencia en el sector público, aumentar significativamente su inversión en la expansión del canal e impulsar nuevos verticales. “Ahora mismo tenemos tres casos de uso sobre nuestra plataforma. El más fuerte es la seguridad, pero también está Operaciones de servicio (todo lo que tiene que ver con las métricas de la gestión del IT: tiempo de respuesta, calidad de servicio, etcétera), donde Forrester nos declara líderes de ese mercado, y machine learning. “Queremos seguir potenciando el caso de uso de ciberseguridad, sin descuidar los otros dos”, añade Castillo.

La nueva ronda de financiación muestra el impulso que la tecnológica española ha toma desde que Zadelhogg fue designado CEO de la empresa. Desde hace un año, la compañía ha incorporado contrastados líderes del sector como el director de Seguridad (CSO), Gunter Ollman, el vicepresidente sénior de Producto, Ted Julian, y la directora de Finanzas, Jennifer Grunebaum; ha incrementado sus clientes en más de un 100%, según sus datos, y ha lanzado Devo Content Stream, un servicio de entrega de contenidos “de alto valor” para sus clientes.

Tras esta última operación, se incorporan al consejo de administración de Devo Gopi Vaddi, socio general de TCV, y Gary Reiner, Operating Partner de General Atlantic.

La compañía, que cuenta entre sus clientes con Telefónica, CaixaBank y la Fuerza Aérea de EE UU, entre otros, apunta ahora a una salida a Bolsa. “No hemos marcado una fecha concreta, pero aspiramos a hacerlo en el Nasdaq en un plazo de dos a tres años”, dice Castillo, que añade que lo harán “sin prisa, pero sin pausa. Salir un año u otro será más una cuestión de buscar el momento adecuado. Pero si seguimos creciendo como hasta ahora tendremos todos los mimbres para hacerlo en ese plazo”.

Castillo remarca que ese será el siguiente gran paso de la compañía. “Haber llegado a la posición actual en 10 años es algo increíble”, señala el ejecutivo, que recuerda cómo arrancó el proyecto con cinco personas y cómo en lo peor de la crisis de 2011 estuvieron “a una semana” de quedarse “sin gasolina” para poder continuar con el proyecto. “Ahora estamos en un nuevo capítulo, somos un jugador relevante en el sector y nos hemos convertido posiblemente en la empresa de software más grande de España en toda su historia”.

En esta misma línea, el fundador de Devo también destaca cómo España ha tenido grandes éxitos con empresas de ciberseguridad, como AlienVault, que fue vendida a AT&T en julio de 2018 por unos 500 millones de euros. “Nosotros estamos muy lejos ya de esa cifra, y lo nuestro no es un exit. Seguimos en la pelea para continuar creciendo”.

Pese a ello, Castillo reconoce que siguen teniendo retos importantes por delante si quieren seguir creciendo: “Debemos ser capaces de retener y atraer talento, acertar en nuestras apuestas (de expansión geográfica y tecnológicas) y saber gestionar el crecimiento en sí mismo”. Pero confían en que el CEO y los nuevos fichajes les ayudará a gestionar todos esos desafíos, además del de la competencia. Sus principales rivales son Spluk, que cotiza en Bolsa con una capitalización de 27.200 millones de dólares y factura 2.300 millones de dólares, y Sumo Logic, que empezó a cotizar en 2020 con una capitalización de 1.900 millones y una facturación de unos 210 millones de dólares.

Normas
Entra en El País para participar