ANÁLISIS

Japón, ante la ocasión de mostrar su potencial en Bolsa

La economía japonesa se ha quedado atrás en la recuperación global tras la pandemia y los expertos auguran una aceleración en las ganancias que ya quedó exprimida en otros mercados

El primer ministro de Japón y candidato del PLD, Fumio Kishida, en una conferencia en octubre de 2021
El primer ministro de Japón y candidato del PLD, Fumio Kishida, en una conferencia en octubre de 2021

Las elecciones de Japón este 31 de octubre abren un nuevo capítulo para el Partido Liberal Democrático (PLD). Su 47% de apoyos en una encuesta reciente indica que el partido, que en sus 60 años de existencia ha perdido solo en dos ocasiones, avanza hacia un periodo más al mando de la tercera economía del mundo. Sin embargo, la dimisión en agosto del ex primer ministro Shinzo Abe tras 8 años de mandato, sumada a la reciente polémica por los juegos olímpicos de Tokio, han deteriorado el respaldo a los Liberales. Como respuesta, el nuevo Primer Ministro de Japón y candidato para las elecciones, Fumio Kishida, ha inclinado su discurso hacia la desigualdad: el líder liberal habla de un “nuevo capitalismo”, con el que pretende hacer frente a las propuestas de la izquierda. Las políticas que Kishida propone para generar un “virtuoso círculo de crecimiento y distribución” están enfocadas en apoyar a las pequeñas empresas, dar ayudas económicas y recuperar el liderazgo en innovación tecnológica.

Debido a su menor ritmo de vacunación y al surgimiento de nuevas variantes de la covid-19, la recuperación económica japonesa no ha sido tan intensa. En julio, el Banco de Japón recortó su cifra proyectada de crecimiento del PIB japonés de 4% a 3,8% para este año. Por otra parte, la Bolsa nipona tampoco ha despuntado al ritmo de las de otros países: El índice Nikkei 225 apenas avanza en el año el 5%, frente al 21% del S&P estadounidense o casi el 11% del Ibex. El tecnológico Topix sí sube en cambio más del 10% en 2021. La Bolsa japonesa reaccionó con ímpetu a primeros de septiembre tras conocerse que el primer ministro Yoshihide Suga no se presentaba a la reelección, aunque el efecto alcista ante la expectativa de un nuevo liderazgo político ha quedado amortizado por ahora.

Masaki Taketsume, gestor de fondos de renta variable japonesa de Schroders, afirma que la reapertura tardía de la economía japonesa es una oportunidad: “Si bien Japón se ha beneficiado de la recuperación económica mundial este año, ahora deberíamos comenzar a ver la reapertura y recuperación de la economía nacional. En comparación con otras regiones donde las revisiones al alza pueden haber alcanzado su punto máximo, en el mercado japonés el impulso de las ganancias todavía se está acelerando”. Desde eToro, aseguran que Japón “es el mercado olvidado del mundo”, a pesar de atractivos como “su valoración barata, sus balances netos de liquidez y su baja correlación con otras Bolsas”, lo que ayuda en los momentos de caídas. La firma recuerda en todo caso que “Japón sufre una deflación persistente, una demografía deficiente, una deuda elevada y unos derechos reducidos de los accionistas”. Y advierte al inversor que se trata de un mercado donde la selección de valores es clave.

Kishida ha afirmado que pretende impulsar una “nación tecnológica”, para lo cual fomentará el teletrabajo, el desarrollo de coches autónomos, la tecnología 5G y la energía verde junto a una revitalización de la energía nuclear. Así mismo, pretende implementar un fondo de inversión “universitario” de 10 billones de yenes (unos 75.000 millones de Euros) cuyas ganancias estarán destinadas fomentar la investigación y el desarrollo tecnológico. Cabe recordar que Japón aloja a 10% de las empresas de la lista Fortune 500, entre ellas gigantes automotrices como Toyota y Honda, y empresas tecnológicas como Sony, Hitachi y Canon, que podrían beneficiarse de estas reformas.

“Creemos que los primeros pasos en la agenda de Kishida serán la creación del fondo de inversión universitario y las medidas fiscales enfocadas en ayudas económicas. Pensamos que el fondo tendrá un impacto positivo y ayudará a corregir la depreciación en la renta variable Japonesa a través de la compra de acciones. En cuanto a las ayudas económicas, creemos que el sector del turismo y de la alimentación podrían beneficiarse tras estar cerrados por la pandemia” afirma un reporte reciente del banco de inversión japonés Nomura. “Nuestras inversiones en orden de preferencia apuntan a la maquinaria, la industria automovilística y de transporte y los artefactos eléctricos e instrumentos de precisión”, asegura Yanosuke Ikeda, analista del banco nipón.

Aunque las encuestas otorgan a Kishida una amplia victoria electoral con mayoría en el parlamento, existe todavía un 30% de votantes indecisos que en teoría podría permitir un triunfo de sus oponentes. De hecho, sus rivales del Partido Constitucional Democrático y el Partido Comunista se han alineado para presentar candidaturas únicas de oposición en muchas regiones, con la intención de arrebatar la mayor cantidad de escaños al PLD. En respuesta, Kishida habría afirmado que se declarará ganador si consigue 233 votos junto a sus aliados de coalición del partido budista Komeito. Esto sería perder 72 escaños respecto a los 314 que poseen ahora, pero le permitiría al PLD formar un Gobierno.

Normas
Entra en El País para participar