Crónica de Bolsa

El Ibex roza los 9.000 puntos con el Brent al filo de los 85 dólares

Las Bolsas mantienen el tono positivo

Ibex pulsa en la foto

La inflación ha llegado para quedarse. Esa es la realidad con la que tendrá que convivir los inversores en el corto plazo, un periodo en el que el alza de los precios de la energía y los problemas de suministro amenazan con convertirse en los principales obstáculos para la recuperación. Aunque las tensiones inflacionistas lejos de remitir en las últimas sesiones se han incrementado, los inversores no han querido dejar pasar la oportunidad que les concedieron las rentabilidades de la deuda y elevaron su apetito por el riesgo. En una jornada marcada por el vencimiento de futuros, el Ibex avanzó un 0,81%, ascensos que en la semana alcanzan el 0,47% y llevan al selectivo a rozar la barrera de los 9.000 puntos.

No obstante, la Bolsa española quedó rezagada respecto a sus pares europeos y estadounidenses. El Cac francés y el Dax alemán lideraron el rebote de la semana en Europa con alzas del 2,55% y el 2,5% respectivamente. Se trata de la mejor racha para el índice galo desde agosto, mientras que en el caso germano es la mejor desde marzo, recuperaciones que siguen siendo insuficientes para retornar a los máximos históricos registrados a mediados de agosto.

Después de que el jueves el S&P 500 marcara su mayor subida en una sesión desde marzo, en la recta final de la semana Wall Street prolongó el rally. Al cierre de los mercados europeos, los tres principales índices estadounidenses se anotan un más de un 1,5% semanal.

Además de la tregua en el mercado de deuda, los repuntes en la Bolsa estuvieron favorecidos por un inicio de la temporada de resultados en EE UU mejor del esperado con la gran banca, sector que se ve favorecido por las expectativas de subidas de tipos, en la diana. Al contrario que empresas de otros sectores como Nike o Adidas, las entidades han logrado superar las expectativas y han llevado a las Bolsas para salir de la corrección en la que llevaban inmersas desde la vuelta de las vacaciones.

Naturgy y Telefónica actuaron el viernes de freno para el Ibex 35. Un día después del revuelo que vivieron las acciones de la gasista tras conocerse el fracaso de IFM en su opa, Naturgy corrigió un 3,17%, una caída insuficiente para empañar su buen desempeño en la semana (6,4%). Por su parte, la teleco bajó un 3,67% después de que Barclays rebajara su recomendación a infraponderar y recortara su precio objetivo 15%, hasta los 3,4 euros. Los expertos consideran que el flujo de caja libre en España seguirá bajo presión porque la competencia sigue siendo elevada y creen que es poco probable que los derechos del fútbol se renueven a un precio más bajo. Las acciones de Telefónica cerraron en los 3,79 euros, mínimos de finales de julio.

En el lado opuesto se situaron Meliá (4,7%) e IAG (3,69%) favorecidas por la flexibilización de los requisitos de entrada a los viajeros en Reino Unido. Junto a ellas destacaron los ascensos de BBVA (2,34%), que consigue reponer de los mínimos de la libra, Bankinter (2,67%) e Inditex (2,53%).

Tranquilidad en la deuda

En la renta fija impera la calma tensa. Las rentabilidades de la deuda consiguen contener a duras penas la tendencia alcista de los últimos meses. El bono alemán a diez años, que a lo largo de la semana a punto estuvo de retornar a positivo por primera vez en dos años y medio, concluyó el viernes en el -0,166% mientras la deuda española a mismo plazo finalizó en el 0,46%, frente al 0,49% de la semana anterior. Este comportamiento contrasta con el alza de la inflación. Juan José Fernández Figares, director de Link Securities, no descarta que como ya ocurrió a comienzos de año el BCE haya optado por incrementar el ritmo de sus compras de bonos en los mercados secundarios para frenar el ascenso de los rendimiento y evitar que se deterioren las condiciones de financiación. En EE UU las actas de la pasada reunión de la Fed pusieron de manifiesto la intención de la institución de comenzar a reducir las compras de deuda a finales de año, un proceso que se prolongará hasta mediados de 2022. El rendimiento del bono a 10 años finaliza la semana en el 1,57%, por debajo del 1,6% que registró el lunes.

Las presiones inflacionistas se vieron acrecentadas el viernes con el Brent al filo de los 85 dólares por barril, máximos de 2018. El incremento de la demanda y la caída de los inventarios de crudo de la OCDE a mínimos de 2015 explican este repunte.

Normas
Entra en El País para participar