Construcción

La CNC advierte de obras paradas y ve en riesgo la ejecución de 'fondos UE' por la inflación de los materiales

La patronal del sector constructor urge la derogación de la Ley de Desindexación y mecanimos para ampliar plazos de obra y revisar costes

Imagen de una edificación.
Imagen de una edificación.

La escasez y encarecimiento de los materiales más habituales en las obras tienen en jaque al sector de la construcción y amenaza la ejecución de una buena parte de los fondos que vienen de Bruselas asociados al programa Next Generation, según ha lamentado esta mañana Pedro Fernández Alén, presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC).

El colectivo ha sondeado la situación de 300 empresas de diversos tamaños y concluye que el coste las obras se ha encarecido una media del 22% solo este verano por la inflación de las materias primas y la subida de los fletes marítimos. Una situación a la que se suma el desabastecimiento de materiales por la alta demanda de EE UU y China, y por la lenta reactivación de la industria en países productores aún fuertemente afectados por la pandemia.

El resultado es que un 94% de las empresas encuestadas han sufrido el desequilibrio económico en sus proyectos; el 75% padece retrasos de hasta tres meses en la llegada de materiales básicos, y cuatro de cada diez han cancelado o paralizado obras.

El coste las obras se ha encarecido una media del 22% solo este verano por la inflación de las materias primas y la subida de los fletes marítimos

Fernández Alen ha agradecido la disposición de los ministerios de Transportes y Hacienda a abordar un problema quen impacta de lleno en contratos de obra pública, y sus dos reclamaciones esenciales esta mañana ha sido la de la derogación de la la Ley de Desindexación y la recuperación de mecanismos de revisión de precios en los contratos. Además, se pide como mal menor una ampliación en los plazos de ejecución para acomodarlos al ritmo de abastecimiento de materias primas y evitar penalizaciones.

La citada Ley de 2013 2/2015 vino a desvincular deI IPC los precios en cuya fijación interviene el sector público. Con ello se buscó embridar la inflación y elevar la competitividad de productos para la exportación. Fernández Alén no discute si en su momento fue adecuada, o no, pero desde la CNC se opina la Ley de Desindexación que se ha convertido en un lastre. De hecho, convirtió en prácticamente residual la revisión de precios en los pliegos de obra pública. Desde entonces, se deja en manos del órgano contratista la elección de incluirlo y, de existir esa figura, las contratistas corren con el riesgo de la fluctuación de costes en los materiales hasta el 20% de ejecución de una obra y en los dos primeros años de los trabajos.

Para la gran patronal de la construcción resulta vital volver al anterior sistema, el de 2007, por el que el mecanismo de revisión de precios opera desde el sexto mes de ejecución o con el mismo grado de avance del 20% en los proyectos.

Pedro Fernández Alén ha subrayado esta mañana que Alemania, Italia y Francia ya han habilitado mecanismos para reequilibrar los presupuestos de obras en marcha. En este sentido, reconoce que ya se dan iniciativas en España, concretamente en Baleares, y en la obra licitada por Adif.

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, afirmó ayer, en el marco de la presentación del proyecto de presupuestos para 2022, que el Gobierno es consciente del problema y buscará soluciones. Su departamento y el de Hacienda buscan mecanismos transitorios para abordar la crisis de las materias primas. También se mostró optimista sobre la capacidad de España para aprovechar los 70.000 millones en subvenciones que vienen de Bruselas y llamó a un esfuerzo para elevar en lo posible los niveles de ejecución presupuestaria.

Escalada de precios

Entre abril de 2020 y agosto de 2021 se ha producido un alza del 105% en el coste del acero, el aluminio se ha encarecido un 81%, el cobre lo ha hecho un 77%, la madera ha subido un 49%, y los precios del petróleo se han disparado un 188%. Esta senda inflacionista, sobre la que no se avista una relajación en el corto plazo, ha supuesto un encarecimiento de las obras, según datos apuntados por la CNC, del 56% en carreteras, del 31% en actuaciones aeroportuarias, la obra portuaria es ahora un 19% más cara, los costes han aumentado un 28% en la ferroviaria, y hasta un 22% en la hidráulica y un 23% en la construcción de viviendas.

"El momento que vive la construcción es agridulce porque participará en la ejecución de siete de cada diez euros procedentes de los fondos europeos, pero hay serios riesgos", ha aseverado el presidente de la CNC.

Además de los referidos problemas con las materias primas, faltan 700.000 trabajadores para completar plantillas que actualmente suman 1,3 millones de efectivos. Fernández Alén señala la paradoja del alto nivel de desempleo juvenil cuando existe la necesidad de mano de obra. Haciendo autocrítica también subraya que "a pesar de contar con buenos horarios y salarios, debemos hacer más atractivo este trabajo para colectivos como el de jóvenes, mujeres y desempleados".

Reclamaciones a la Administración y promotores privados

La patronal CNC está defendiendo el establecimiento de un sistema automático de reequilibrio que permita hacer frente al sobrecoste de los materiales y tenga en cuenta las alteraciones de precios posteriores a la presentación de ofertas: "No se trata de ganar dinero con ello sino de dotar de estabilidad a los contratos", ha dicho Pedro Fernández Alén en rueda de prensa.

El colectivo está trasladando a las empresa tres modelos para la presentación de reclamaciones ante la Administración o el promotor de un proyecto. En el primero de ellos se solicita la ampliación del plazo de ejecución prefijado en un contrato. El segundo se ha habilitado para pedir la modificación de las condiciones para adaptarlas al desabastecimiento de materiales y el incremento de precios. Y el tercer modelo de reclamacion ya incluye la petición de indemnizaciones por la ruptura del equilibrio económico del contrato.

Fernández Alén ha llamado al diálogo entre promotores de obra y contratistas para evitar un índice de judicialización que, por el momento, no es preocupante.

Normas
Entra en El País para participar