Presupuestos 2022

La Seguridad Social pretende recaudar un 9% más por el alza del PIB y de las bases máximas un 1,7%

Los pensionistas deberán esperar a noviembre para conocier su subida, aunque estará por encima del 2%; las mínimas y asistenciales aumentarán un 3%

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá.
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá.

La Seguridad Social cuenta para 2022 con un presupuesto de 181.081 millones de euros, un 5% más que el año pasado (incluyendo pensiones, bajas médicas laborales y prestaciones por maternidad y paternidad entre sus principales gastos). Para ello, los autores del presupuesto de este organismo prevén incrementar sus ingresos por cotizaciones un 9% el próximo año, hasta los 136.345 millones de euros.

El Gobierno explica en el texto de los Presupuestos que este aumento “viene influido por la elevación de las bases máximas de cotización en un 1,7% y por la recuperación del PIB esperada para el año 2022”. Dicha mejora de la economía se traduce en estos Presupuestos en un aumento del empleo del 2,7% y una subida media de los salarios prevista del 1,5%, según el detalle del Presupuesto.

Mientras que el alza de las cotizaciones máximas –que rigen la aportación empresarial por los trabajadores que más ganan– situará estas bases en el entorno de los 4.139 euros mensuales desde los 4.070 euros en los que estaban fijadas en 2021.

Junto a los ingresos por cotizaciones, que suponen el 75% de la financiación del sistema, la segunda fuente de liquidez de la Seguridad Social por volumen son las transferencias del Estado que se elevan a 36.227 millones de euros, lo que supone un incremento de un 16,2% (5.064 millones más que el año anterior).

Este aumento de las aportaciones del Estado y la mejora de los ingresos por cotizaciones derivados de la recuperación del empleo han permitido recortar a la mitad el préstamo del Estado a la Seguridad Social para equilibrar presupuestariamente las cuentas de la Seguridad Social. Concretamente, en 2022 este préstamo –que se concede por quinto año consecutivo– ascenderá a 6.982 millones de euros frente a los 13.831 de 2021.

Esto significa que, sumando el capítulo de transferencias corrientes estatales y el préstamo del Estado, este ya aporta uno de cada cuatro euros de ingresos de la Seguridad Social (el 25%). De esta forma, por primera vez se financiarán con impuestos y no con cotizaciones varias prestaciones como la contributiva por nacimiento y cuidado de hijos; algunas bonificaciones al fomento del empleo formativo; la cobertura de lagunas de cotización o el complemento de maternidad de las pensiones. El aumento de estas aportaciones del Estado responde a la primera recomendación del Pacto de Toledo para garantizar la sostenibilidad financiera del sistema a medio y largo plazo.

En cuanto a los gastos, las cuentas presentadas hoy recogen que la principal partida de la Seguridad Social es la destinada a pensiones y está dotada con 171.165 millones de euros (un 4,8%) pero también incluyen otras partidas como las prestaciones ligadas a la pandemia –especialmente el aumento del gasto en incapacidad temporal, que subirá un 8,3%– o el aumento a 16 semanas de la prestación por paternidad.

Subida de pensiones, desconocida

Y una novedad de este Presupuesto es que a fecha de hoy solo se conoce que las pensiones mínimas y asistenciales subirán un 3% pero todavía no se ha publicado cuánto subirán la mayoría de las pensiones contributivas en 2022. De hecho, los pensionistas deberán esperar a que se conozca el dato del IPC de noviembre (cuyo avance se publicará el próximo 28 de octubre) para saber cuánto subirán sus prestaciones. Así lo ha explicado hoy la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que reiteró en su explicación del Presupuesto que las pensiones contributivas subirán en una cuantía igual “al valor medio de las tasas de variación interanual expresadas en tanto por ciento del IPC de los doce meses previos a diciembre de 2021”.

En cualquier caso, Montero garantizó que las cuentas incluirán una partida suficiente para pagar la revalorización que se conozca en noviembre, que será del “dos y algo por ciento”, lo que supondría algo más de 3.000 millones de euros de incremento. Las cuentas sí precisan la revalorización será del 3% para las pensiones mínimas y asistenciales.

Además, explicó que junto a esta partida de revalorización de pensiones se incluirá otra –que imputará en términos de déficit en 2021– para abonar la denominada paguilla que será la compensación entre la subida de pensiones del presente ejercicio (que fue del 0,9%) y el IPC promedio interanual del mes de noviembre. Esta diferencia podría situarse alrededor del 1,3%. su coste rondaría los 2.000 millones. Según Montero, el Ministerio de Seguridad Social pretende adelantar el abono de esta paguilla “a finales de diciembre o principios de enero”.

Entre el resto de partidas de gasto destacan los casi 11.000 millones para incapacidad temporal; 3.378 millones para prestaciones por nacimiento y cuidado de hijos (un 4% mas); 3.000 millones para el ingreso mínimo vital (0,7% menos); y 2.800 millones para dependencia (24% más).

 

 

 

Normas
Entra en El País para participar