Tecnología

Samsung obtiene la mayor ganancia en tres años gracias a la escasez global de chips

La compañía surcoreana anticipa que espera registrar un beneficio operativo de 11.470 millones de euros en el tercer trimestre, un 27,9% más frente al mismo periodo de 2020

Una persona pasa junto a una tienda de Samsung.
Una persona pasa junto a una tienda de Samsung.

Samsung Electronics prevé registrar un beneficio operativo de 15,8 billones de wones (unos 11.470 millones de euros) en el tercer trimestre del año, lo que supondría un 27,9% más que en el mismo periodo del año anterior más gracias al buen rendimiento de su negocio de chips, como consecuencia de la escasez mundial que vive el mercado de este componente. Es el beneficio más alto en tres años. 

El resultado, que está ligeramente por debajo de las estimaciones de los analistas encuestados por Refinitiv, que habían previsto que dichas ganancias alcanzaran los 16,1 billones de wones, supone un crecimiento del 25,7% frente al trimestre anterior.

La compañía, que publicará sus cuentas trimestrales a finales de este mes, también avanzó que prevé cerrar el periodo de julio a septiembre con una facturación récord de 73 billones de wones (unos 53.020 millones de euros), un 9% más que en el mismo periodo del año 2020.

El negocio de Samsung se ha visto favorecido por la creciente demanda de productos electrónicos de consumo durante los confinamientos por el Covid-19, pero se espera que las ganancias del gigante surcoreano caigan en el trimestre actual, con los precios de los chips bajo presión a medida que el boom del teletrabajo se desvanece y los empleados vuelven a sus empresas.

Los analistas se muestran preocupados de que los chips para ordenadores podrían estar entrando en un ciclo descendente. Como recuerda el Financial Times, su rival estadounidense Micron Technology advirtió el mes pasado que sus envíos de chips de memoria a corto plazo caerían debido a la escasez de piezas.

"A medida que más personas regresan a la normalidad, la demanda de productos electrónicos como portátiles y televisores se está debilitando", señaló Kim Young-woo, analista de SK Securities. "El aumento de la inflación también elevará sus costes de producción, lo que posteriormente hará que disminuya la demanda".

Como es habitual en su informe de previsión de resultados, Samsung, el mayor productor de chips de memoria, de smartphones y de pantallas electrónicas del mundo, no publicó pronósticos en relación al beneficio neto que prevé y tampoco desgranó los volúmenes de negocio de sus tres divisiones.

La escasez mundial de chips que no son de memoria también impulsaron las ganancias del negocio de fabricación de chips de la compañía, que planea invertir 17.000 millones de dólares en una nueva planta en EE UU para fabricar chips por contrato. 

Samsung vendió alrededor de dos millones de unidades de su nuevos smartphone plegable, lanzado el pasado agosto, tras recortar los precios de estos terminales con el objetivo de impulsar sus ventas. Pero, las ganancias por su negocio de móviles se vieron mermadas por los costes de comercialización, mientras que la escasez de chips obstaculizó la producción. Los envíos de smartphones de la compañía cayeron a 69 millones en el tercer trimestre desde los 80 millones del año anterior, según los datos de Hana Financial Investment recogidos por el FT.

Las acciones de Samsung han caída más de un 20% desde su máximo en enero debido a las preocupaciones de que la industria de semiconductores pueda entrar en un ciclo descendente prolongado. Este viernes, sus títulos subieron un 0,84%. 

Normas
Entra en El País para participar