El presupuesto para vivienda sube a 3.300 millones, de los que 200 irán al bono joven al alquiler

Los perceptores tendrán que cobrar hasta 23.725 euros y contar con un contrato de trabajo

El presupuesto para vivienda sube a 3.300 millones, de los que 200 irán al bono joven al alquiler
EFE

Al igual que sucedió con los Presupuestos de 2021, la vivienda volverá a ser uno de los platos fuertes de las cuentas públicas de 2022. En la presentación del proyecto presupuestario realizada tras el Consejo de Ministros extraordinario celebrado este jueves, la titular de Hacienda, María Jesús Montero, ha confirmado que esta partida estará dotada con un 46% más de fondos respecto al anterior ejercicio, hasta alcanzar los casi 3.300 millones de euros.

De esta cantidad, a la espera del detalle final del reparto, unos 200 millones se reservarán para costear el bono joven para el alquiler anunciado el martes por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que dotará con 250 euros mensuales a los jóvenes de entre 18 y 35 años que cumplan una serie de requisitos.

Según anunció el jefe del Ejecutivo, y con el objetivo de atajar los problemas de emancipación de esta franja poblacional, el Gobierno dará 250 euros al mes a las personas de entre 18 y 35 años que tengan unas rentas por ejercicio por debajo de los 23.725 euros, tres veces el actual IPREM (el indicador público de renta de efectos múltiples). Este bono anual de 3.000 euros se podrá recibir durante dos ejercicios, y en el caso de los hogares vulnerables podrá contar con un añadido de hasta el 40% de su valor.

En un principio, durante la rueda de prensa posterior al consejo, la ministra de Hacienda ha explicado que el bono estaría limitado para aquellos pisos con un precio de hasta 600 euros de alquiler. Sin embargo, fuentes del Ejecutivo han comentado posteriormente que el límite al que se refería Montero corresponde a las ayudas al alquiler correspondientes al Plan Estatal de Acceso a la Vivienda 2022-2025 y no al bono joven en desarrollo, cuyos requisitos y detalles aún están concretándose.

Por el momento, Montero ha anunciado que la iniciativa "corrige elementos" que en el pasado distorsionaron esta ayuda, con el objetivo de que los caseros no repercutan en las rentas estas subvenciones y que la medida no provoque un encarecimiento de los alquileres.

Otro de los pocos detalles que se conocen es que los receptores de este bono para la emancipación tendrán que contar con un trabajo, y que el cheque se dirigirá a contratos laborales concretos. "Muchos jóvenes con salario precario no pueden emanciparse y acceder a una vivienda, sobre todo en zonas tensionadas", ha reiterado Montero en alusión a las palabras del líder del PP, Pablo Casado, quien aseguró esta semana que un joven con trabajo puede acceder sin problema a una vivienda.

Normas
Entra en El País para participar