Inversión

Sacyr bajará a final de año del 8% al 3% en Repsol por el vencimiento de derivados

El grupo reclama más de 1.000 millones de dólares al Estado de Panamá ante Uncitral por el proyecto del ampliación del Canal

Logotipo de Repsol ante su sede central en Madrid.
Logotipo de Repsol ante su sede central en Madrid.

El presidente de Sacyr, Manuel Manrique, ha dado este mediodía por seguro que la empresa dejará caer del 8% al 3% su participación en Repsol a finales del presente ejercicio. Será por el vencimiento de derivados financieros que la compañía firmó entre 2016 y 2017 para eludir el impacto de la volatilidad de la cotización de la petrolera en su balance. La decisión, según ha apuntado Manrique, es no renovar las coberturas que expiran entre final de septiembre y el cierre del año.

La firma de infraestructuras mantendrá un paquete del 3%, cuyos derivados tienen fecha de expiración entre 2022 y 2024. Sobre este último porcentaje, el primer ejecutivo de Sacyr ha afirmado que no hay aún una decisión tomada. La trayectoria de Sacyr en el capital de Repsol se remonta a 2006. Su papel durante años fue de primer accionista industrial con un pico del 20% del capital.

Manuel Manrique ha participado, junto a distintos directivos del grupo, en el Investor Day de Sacyr, en el que se ha refrescado la valoración de la división de concesiones. Esta pasa de los 1.800 millones otorgados en 2019 a un nuevo nivel de 2.800 millones de euros.

Frente abierto en Panamá

En la reunión con analistas e inversores, Manrique también se ha referido a las derivadas judiciales del proyecto de ampliación del Canal de Panamá. El presidente de Sacyr ha desvelado que se ha iniciado el proceso arbitral contra el Estado de Panamá, fundamentado en el tratado de protección de la inversión, por el que la firma española demanda “más de 1.000 millones de dólares”.

Esta reclamación, en fase preliminar, se dirime ante la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (CNUDMI o UNCITRAL por su nomenclatura en inglés). Aún debe decidirse si hay caso. "Este proceso va despacio, pero parece bien encaminado", ha advertido el presidente de la compañía.

De forma paralela, Sacyr tiene en disputa otros 3.500 millones de dólares con la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) en arbitrajes que irán viendo la luz previsiblemente a partir de 2023. La constructora prevé que el gasto en los próximos cinco años por estos últimos procesos no supere la horquilla de 30 a 40 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar