El teletrabajo, una forma de recompensar a los empleados

Mantener esta modalidad como opción es una manera de agradecer el esfuerzo extra realizado durante la pandemia

teletrabajo
GETTY IMAGES

Cuando estalló la pandemia, las empresas mandaron a sus equipos a casa. De la noche a la mañana, personas que no habían funcionado nunca en remoto continuaron de­sempeñando sus funciones desde el salón o la mesa de la cocina con toda la normalidad que fue humanamente posible. Muchos de ellos lo hicieron con sus propios equipos y sufragando los gastos derivados de este cambio, pero, sobre todo, demostraron responsabilidad. Ahora es el momento de devolverles esa confianza, especialmente cuando solo un 20% quiere trabajar presencialmente a tiempo completo, según el informe Cigna 360 Well-being Survey.

Una idea que reivindicó el socio y líder de talento y transformación de IBM, Isaac Cantalejo, durante la jornada Inspiring Workplaces: Organizaciones híbridas, organizada por Utopicus. “Estos meses hemos aprendido que la confianza es un valor. Los empleados se fueron a casa de la noche a la mañana y han respondido. Estas personas ahora se merecen un respeto”, comentó el directivo en referencia a mantener la opción de teletrabajar varios días a la semana más allá de la pandemia. Por el momento, la mayoría de las compañías parecen dispuestas: el 90% de ellas apuesta por más de dos días de trabajo en remoto a la semana, según el informe Nuevas formas de trabajar. Reflexiones sobre el futuro de BCG.

Así lo vio también el director del centro de competencia de cambio y transformación de Endesa, Fernando Cubo, quien insistió en el comportamiento ejemplar de los empleados: “Han demostrado mucha responsabilidad. Aunque hubiera podido parecer que desde casa se trabaja menos, la realidad es que incluso se han alargado las jornadas”. Una percepción que corrobora el mencionado informe de Cigna, de donde se desprende que uno de cada cuatro empleados que teletrabaja dedica más tiempo a su jornada laboral debido a una excesiva carga de trabajo. Este es uno de los efectos adversos de este sistema que, según el portavoz de Endesa, se está consiguiendo corregir.

La autogestión de la forma de trabajo por parte de los equipos será la norma de los próximos meses. “No hay recetas únicas, cada uno tiene que ajustar el modelo en función de su actividad, la cultura y la forma de gestionar de la alta dirección”, comentó el cofundador y director ejecutivo de Zityhub, Ángel Serrano. Un camino que pasa por depositar una mayor confianza en los empleados para que encuentren la fórmula con la que mejor funcionan, expuso la responsable de recursos humanos de WeLocalize, Noemí Rodríguez: “Cosecha confianza y recogerás compromiso”.

Una recomendación que puede aplicarse a todas las industrias, pero especialmente a aquellas que necesitan perfiles más digitales, puesto que viven una pugna más intensa por los mejores profesionales. “Hay que ser flexibles porque eso es lo que demanda el talento y es el talento el que marca el camino”, consideró Serrano. Para que esto funcione, Rodríguez recomendó digitalizar al máximo la compañía, tanto los procesos como a las personas que trabajan en ella: “Si las personas tienen las herramientas adecuadas para trabajar con comodidad, van a poder funcionar mejor”, insistió.

En términos generales, lo trabajadores han demostrado que pueden seguir realizando sus tareas desde casa, “lo que aún no se ha podido evidenciar es que el resultado del trabajo sea exactamente igual”, planteó Cubo, para quien las tareas que requieren de la cocreación son el principal escollo. Sin embargo, las interacciones en remoto no tienen por qué ser una traba para el trabajo conjunto, sino que también abren un nuevo abanico de posibilidades. “Antes solo cocreaban quienes estaban físicamente juntos; ahora, esto se ha abierto a otros departamentos e, incluso, a empleados que están en otros países”, expuso la portavoz de WeLocalize.

Para que esto funcione, los espacios de trabajo deben ser testigos de esta transformación. “El primer paso es definir cuál es el propósito de la oficina. Los empleados se quejan porque han vuelto a las oficinas a teletrabajar desde allí”, reconoció Serrano. Frente a esto, Rodríguez recomendó crear espacios distendidos y sitios no asignados: “La gracia es que te sientes con personas de otros equipos para que surjan nuevas colaboraciones de manera natural”.

Normas
Entra en El País para participar