Petróleo

Alerta de Bank of America: el alza del Brent puede derivar en una nueva crisis global

Creen que el barril de petróleo puede subir a los 100 dólares este año

Extracción de petróleo.
Extracción de petróleo. EFE

Este lunes la atención volverá a estar en la cita entre los países productores de petróleo. La reunión de la OPEP llega con el barril de Brent sobre los 79 dólares ante la escalada de los precios energéticos en Europa y el tensionamiento global de los precios del gas.

El petróleo de referencia en Europa se sitúa así en niveles no vistos en tres años en un periodo que coincide además con la temporada de huracanes en el golfo de México, que ha paralizado además las exportaciones de gas y petróleo por daños en las plataformas extractivas y en los oleoductos.

La banca de inversión ya ha alertado de que este invierno habrá un fuerte aumento de demanda y de que la industria no está invirtiendo lo suficiente para mantener el suministro. Los expertos de Goldman Sachs sitúan en 90 dólares el barril de Brent este mismo año y alertan del posible frenazo en la recuperación.

Desde Bank of America creen que un invierno frío podría llevarlo hasta los 100 dólares y creen que al igual que ocurrió en los años setenta o en 2008 –cuando el Brent tocó los 145 dólares justo antes de la quiebra de Lehman Brothers–, el precio del petróleo se convierta en el factor desestabilizador que provoque la próxima macrocrisis. “Puede que estemos a una tormenta del próximo macrohuracán”, asegura la firma de análisis, que incide en varias razones: la sustitución del gas por el petróleo si los precios del gas siguen subiendo, un invierno de frías temperaturas y el aumento del tráfico aéreo con la reapertura de Estados Unidos. “Si todos estos factores confluyen, los precios del petróleo podrían dispararse y provocar una segunda ronda de presiones inflacionistas en todo el mundo”, agrega el informe.

Y es que el repunte del precio del petróleo, así como del resto de combustibles, está teniendo un efecto directo en la subida de los precios, tanto en Estados Unidos como en Europa, que podría acabar forzando a los bancos centrales a adelantar la retirada de los estímulos y la subida de tipos de interés, y frenando la recuperación económica.

La escalada de los precios del petróleo ha llevado además a algunos expertos a plantear si la OPEP debe elevar su producción. En agosto, los miembros del cártel aumentaron su producción a 400.000 barriles de crudo al mes. Alza que, justificaron, debía servir para aliviar la presión sobre el precio del petróleo.

Normas
Entra en El País para participar