Energía

2.000 MWh eólicos salieron del 'pool' el domingo por el recorte del Gobierno

La minoración o impuesto es en estos momentos 72 euros/ MWh y en ciertas horas del fin de semana la cotización fue inferior

Parque Eolico del Perello, Tarragona.
Parque Eolico del Perello, Tarragona. EL PAÍS

La minoración de los ingresos por los windfall profit que reciben varias tecnologías (hidráulica, nuclear y renovables que van a mercado) gracias a los altos precios del gas cuando este marca el precio marginal del mercado mayorista de la electricidad está pasando factura al sistema. En los últimos días se ha comprobado cómo, cuando este impuesto (como llaman en el sector a la citada minoración), aprobado el pasado 14 de septiembre por el Gobierno para compensar a los consumidores la subida de la factura de la luz, es superior al precio que reciben en el mercado, las plantas optan por no ofrecer su producción.

Esto es lo que ha ocurrido el fin de semana en las horas en que el precio del pool se colocaba por debajo de los 72 euros que debían pagar la eólica y la solar por la citada minoración o impuesto. Aunque el precio diario de la electricidad ha llegado a alcanzar los 216 euros MWh (para hoy, la cotización se sitúa este martes en 203 euros/MWh, hay horas en días de menor demanda, como el sábado o el domingo, en que se sitúa por debajo. En cambio, la minoración se aplica según la media mensual.

La fórmula que establece el RDL del 14 de octubre supone restar el precio que reciben esas energías (quedan exetas del recorte las renovables que venden mediante contratos a largo plazo o PPAs o las que hayan resultado ganadoras en las subastas del Gobierno que les garantizan un precio) siempre que el del gas esté por encima de 20 euros MWh. Esta cotización se multiplica por 0,9 euros y por las horas en que el gas ha marcado el marginal del pool y se divide por 0,55%, que es el factor de emisión del gas. De esta manera, el pasado domingo, de los 12.000 MWh eólicos que tenía programados el operador del sistema, REE, se retiraron 2.000 MWh.

Como se trata de un impuesto “distorsionador”, según fuentes del sector, provoca que sea mayor que los ingresos que gravan en ciertos periodos. En el caso de la nuclear, su parada y arranque tiene un coste elevado y las propietarias tienen que echar cuentas. Por ahora, a esta tecnología no le ha resultado rentable parar y retirar sus ofertas. En el caso de la hidroeléctrica, como es gestionable, hay quien considera que las eléctricas reservan producción hasta que termine el efecto de las medidas del Gobierno, a finales de marzo. Una previsión que en el sector se considera optimista.

En el caso de la eólica y, en menor medida, solar, las propietarias pueden optar por pararlas: esta última tiene un coste marginal cero, por lo que en este periodo dicho coste marginal es el equivalente al impuesto. Por su parte, el de la eólica es de ocho euros/MWh, por lo que a esta cifra, en las citadas horas de precios más bajos, el coste marginal es de 80 euros MWh.

La situación no implica ningún problema de suministro eléctrico, pero sí una distorsión del funcionamiento del mercado, ya que REE ha tenido que recurrir en esas horas a importaciones de electricidad de Francia. Por su parte, la renovable afectada se reserva para las puntas de demanda.

 

Normas
Entra en El País para participar