Los hospitales privados denuncian un hachazo de 90 millones de las eléctricas

Les acusan de triplicar el precio de contratos pactados hace doce meses. Exigen que no se apliquen subidas retroactivamente.

Carlos Rus, presidente de la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE)
Carlos Rus, presidente de la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE)

Los 440 hospitales privados que funcionan en España se han rebelado contra la subida de precios de las eléctricas. La Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE) ha denunciado en un comunicado interno, al que ha tenido acceso Cinco Días, el golpe que va a sufrir desde octubre como consecuencia de la aplicación del real decreto 17/2021, aprobado el 14 de septiembre por el Gobierno “como un plan de choque para rebajar el precio de la electricidad” y que en realidad va a suponer que el coste de la luz se va a triplicar para esos hospitales. En concreto pasará de 40 a 120 euros el megavatio hora, lo que según cálculos de la patronal, representa un sobrecoste de 7,5 millones de euros al mes y de 90 millones al año (el 1,3% de la la cifra de negocio del sector si se incluyen las clínicas sin internamiento).

Las eléctricas ya han trasladado el anuncio por carta. “Esta circunstancia extraordinaria, imprevisible y sobrevenida hace insostenible su continuidad en las condiciones económicas aplicadas y, dado ese desequilibrio insostenible, el aumento es la única posibilidad para mantener el contrato en el período afectado”. Carlos Rus, presidente de ASPE, explica que por el gran consumo de los hospitales y porque son grandes grupos con varios centros, las compras de electricidad se hacen de forma centralizada, a precio fijo y con un año de antelación. “Gran parte de los contratos firmados con las grandes compañías, como la comercializadora Iberdrola, se negociaron para todo 2021 en el entorno de los 40 megavatios hora, precisamente para evitar la posible inestabilidad del mercado. Sin embargo, con la imposición del impuesto a la generación de tecnologías que no utilizan el gas como medio de producción, el sector hospitalario se ve gravemente dañado con un sobrecoste que las eléctricas pretenden repercutir íntegramente”

Desde la patronal ya han contactado con Transición Ecológica para pedir cambios en el real decreto del 14 de septiembre y que el plan de choque solo se aplique sobre la energía que se está vendiendo en el mercado a precios muy superiores a sus costes reales. En su opinión, los contratos anteriores a la escalada de precios del mercado eléctrico a precio fijo para el periodo de vigencia de la minoración que marca el real decreto “deben quedar excluidos de su aplicación”.

Búsqueda de alternativas

Los hospitales buscan alternativas en el mercado, ya que la mayoría de contratos afectados por el alza de tarifas vence el 31 de diciembre. “La subida pone en dificultad extrema a nuestras empresas porque la inestabilidad regulatoria afecta de lleno a la seguridad jurídica de los contratos ya establecidos y porque no pueden asumir el sobrecoste tras empezar a salir de un bache económico muy relevante”.

Normas
Entra en El País para participar