Banca

Campa (EBA) reclama una mayor reestructuración en la banca ante su baja rentabilidad

Gortázar (CaixaBank) prevé nuevas fusiones en el sector en España

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank
Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank Europa Press

Los grandes bancos españoles ven con cierto optimismo el futuro del sector tras la pandemia, una vez que se ha detectado una recuperación de la economía, y las empresas van poco a poco recuperando pulso, aunque todavía no se han disipado todas las incertidumbres, sobre todo las vinculadas al fin de algunas medidas que han ayudado a paliar la crisis económica derivada del Covid. El sector también tiene dudas sobre futuras regulaciones, como las nuevas reglas de capital de Basilea III, entre otras.

Pese a este cierto optimismo, las entidades financieras advierten sobre el peligro para el sector de la banca en la sombra, con una regulación más laxa que la exigida a los bancos tradicionales. Mientras que la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) sigue reclamando una mejora de la rentabilidad del sector, ya que, según apuntó ayer su presidente, José Manuel Campa, en las jornadas sobre el sector financiero organizadas por Abc y Deloitte, esta no cubre aún el coste de capital.

Campa animó a la banca a seguir con sus planes de reestructuración y de cambio de modelo. Lamentó que desde 2012 se haya trabajado mucho en la unión bancaria y en una supervisión única y, sin embargo, el grado de internacionalización de las entidades no ha avanzado.

“No me refiero a fusiones, sino a la propia actividad”, explicó antes de señalar que la labor de los supervisores y reguladores europeos es entender qué pueden hacer para que no haya trabas a las operaciones transfronterizas.

En su opinión, el Banco Central Europeo ha mandado señales importantes para dejar claro que lo que importa es el modelo de negocio de una entidad y, si este es mejor, más solvente y más viable con una fusión, debe trabajarse para que se produzca. Su conclusión es que una fusión transfronteriza sería una prueba de que el sector bancario europeo está funcionando.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, cuya entidad ha protagonizado hace unos meses la mayor fusión bancaria en España de los últimos 20 años, cree que habrá nuevas operaciones de integración en el mercado español. Aunque descartó la posibilidad de que se produzcan fusiones transfronterizas en el corto plazo.

Como es lógico, defendió las operaciones corporativas. “Bien ejecutadas”, son uno de los “remedios” posibles para hacer frente al “serio” problema de rentabilidad que sufre la banca por los tipos de interés negativos, declaró. El directivo recordó que la fusión de CaixaBank y Bankia generará unas sinergias de costes de unos 940 millones de euros, unos 220 millones más de los previstos, pero remarcó que la entidad trabaja en otras vías para ganar rentabilidad, como la reducción de costes y la diversificación de ingresos. Está convencido de que, ante la situación que vive el sector financiero, “habrá más” procesos de fusión: “No sé cuándo ni de quién ni si será mañana, pero me parece lógico pensar que seguirá habiendo consolidación bancaria, también en España y el resto de Europa”.

Supervisores
El consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez, por su parte, criticó a los supervisores y reguladores. Aprovechando los argumentos del presidente de la CNMV, Rodrigo Buenaventura, de unos minutos antes, en favor de ciertos actores de la banca en la sombra, el CEO de Santander comentó que los organismos reguladores “minusvaloran los riesgos” de las actividades conocidas como la “banca en la sombra (fintech, fondos, capital riesgo...)” y “sobrevaloran los riesgos de los bancos” tradicionales.

El número dos de Banco Santander señaló que le gusta la competencia en el sector financiero, pero rechaza lo que denomina “la competencia asimétrica”, que, a su juicio, es con lo que cuentan actualmente. “Hay riesgos que, estén donde estén, son inherentes a la actividad financiera”. Álvarez, eso sí, en vez de apostar ahora por las fusiones aboga por el modelo de diversificación geográfica, como es el caso de Santander, ya que considera que genera sostenibilidad y estabilidad en los resultados.

El presidente del ICO, José Carlos García de Quevedo, por su parte, aseguró que los 1,1 millones de operaciones cerradas por el organismo con las líneas Covid –130.000 millones de euros– han contribuido a mantener el tejido empresarial español y a sentar las bases de la recuperación económica.

El consejero delegado de Banco Sabadell, César González-Bueno, apuntó a un cambio en la relación del banco con el cliente tras el Covid. La pandemia ha sido “un acelerador brutal” de muchos cambios que se han producido en el sector. Por su parte, el consejero delegado de Unicaja, Manuel Menéndez, afirmó que espera alcanzar “muy pronto” un acuerdo con los sindicatos sobre el ERE de Unicaja, y prevé unas mayores sinergias tras la fusión de esta entidad con Liberbank que las anunciadas.

Normas
Entra en El País para participar