Construcción

ACS y Acciona sacan nuevo rendimiento a su alianza en Australia

Ganan el diseño y futuras actuaciones en una línea ferroviaria entre Melbourne y Brisbane, valoradas en unos 750 millones

ACS y Acciona sacan nuevo rendimiento a su alianza en Australia

La entente que se hizo a finales de la semana pasada con la construcción de una pista de aterrizaje en el nuevo aeropuerto de Sídney (328 millones de euros), formada por CPB Contractors (ACS) y Acciona Construction Australia, vuelve a sacar rédito de su alianza en un importante proyecto ferroviario en Australia.

Un consorcio participado al 50% por ambas compañías ha obtenido un contrato de la Australian Rail Track Corporation (ARTC), administradora de la red ferroviaria en ese país, para planificar y ejecutar parte de la nueva línea para el tráfico de mercancías que irá de Melbourne a Brisbane, el Inland Rail de 1.700 kilómetros. En concreto, actuarán en los 306 kilómetros que enlazarán Narrabri a Narromine, en el norte de Nueva Gales del Sur, con trabajos en la estructura e instalación de vía. El diseño incluye 58 puentes y 17 viaductos.

El contrato responde a la figura de Acuerdo Marco de Colaboración (CFA por sus siglas en inglés) y está valorado en 1.200 millones de dólares australianos (745 millones de euros), según ha informado la ARTC. Cimic, matriz de CPB, ha explicado ante el mercado que los ingresos definitivos se confirmarán una vez sea determinado el alcance de las obras tras la fase de diseño.

El presidente de Cimic, Juan Santamaría, ha señalado que la infraestructura ferroviaria será esencial para atender la creciente población en Australia. La actuación de ACS y Acciona contará con 2.000 trabajadores en el pico de máxima actividad, entre 2023 y 2024, mientras que la construcción de la línea en su totalidad llegará a tener cerca de 8.000 trabajadores en el pico de actividad. Otras joint ventures, como la de Laing O'Rourke y FKG Group, o la de Bielby, JF Hull y QH&M Birt, también han entrado a colaborar con la ARTC para hacer realidad este trazado.

La directora ejecutiva de ARTC, Rebecca Pickering, ha explicado que la joint venture “trabajará inicialmente con ARTC en la revisión del diseño de referencia y desarrollar planes y metodologías de construcción antes de lanzar una propuesta con todos los costes para el primero de los paquetes de obras el próximo año”. Acciona y CPB se encargarán de buscar socios para ejecutar el proyecto, que no dará comienzo hasta que tenga el plácet de los Gobiernos de Nueva Gales del Sur y Australia.

La línea de carga Inland Rail, planificada entre 2014 y 2015 por la ARTC, con asesoramiento de PwC, acortará en 200 kilómetros la distancia ferroviaria entre Melbourne y Brisbane, con lo que los costes para el transporte de carga podrían reducirse en unos 10 dólares por tonelada en comparación con la ruta costera actual, según estimaciones del administrador ferroviario. Su construcción y explotación en los primeros 50 años inyectarán unos 18.000 millones de dólares al PIB australiano.

Normas
Entra en El País para participar