Junta de Accionistas

Fernández y Martínez Sieso, candidatos de nuevo a consejeros de Abengoa

Los accionistas también deberán votar la aprobación de las cuentas de la compañía de 2019 formuladas por el administrador concursal

Instalaciones de Abengoa.
Instalaciones de Abengoa.

La Junta de Accionistas de Abengoa, convocada para el 1 de octubre, deberá votar el nombramiento como consejeros de Clemente Fernández, ex presidente de Amper y que aspira a presidir la compañía de ingeniería, y de José Joaquín Martínez Sieso, ex presidente de Cantabria.

La votación ha sido incluida en el orden del día de la Junta por el administrador concursal de Abengoa SA, dando cumplimiento a la resolución emitida por el Registrador Mercantil de Sevilla el 14 de septiembre, ha informado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

No obstante, en el comunicado al supervisor bursátil se deja constancia de que, de conformidad con dicha resolución, los instantes del complemento al orden del día de la Junta deberán justificar, ante el Registro Mercantil de Sevilla, su condición de accionistas.

"En el supuesto de que no quede acreditada la representación alegada quedará sin efecto el complemento solicitado, por lo que el orden del día sería exclusivamente el publicado con fecha 30 de agosto de 2021", añade Abengoa.

Fernández, al que un grupo de accionistas minoritarios quiere hacer presidente de la compañía, y Martínez Sieso, ya intentaron acceder al consejo de Abengoa en la junta celebrada en marzo.

Dicha sindicatura de accionista críticos se constituyó el 29 de diciembre de 2020, cuando decían contar con el 7,84 % del capital, con el objetivo de convocar otra Junta para cesar al consejo de administración que sustituyó al que en su día encabezaba Gonzalo Urquijo.

Entre otras cuestiones, los accionistas de Abengoa también deberán votar la aprobación de las cuentas de la compañía de 2019 formuladas por el administrador concursal, que según PwC expresan en todos los aspectos significativos la imagen fiel del patrimonio y de la situación financiera de la sociedad al cierre de ese ejercicio, así como de sus resultados y flujos de efectivo.

Dichas cuentas, remitidas a la CNMV, reflejan unas pérdidas de 487 millones de euros y un pasivo que excede al activo corriente en 649 millones de euros, lo que implica incurrir en situación de concurso de acreedores.

Según el informe de PwC, las pérdidas son producto, entre otros factores, de los fuertes deterioros registrados respecto de sus inversiones en sociedades del grupo, cuya matriz fue declarada en concurso de acreedores el pasado 26 de febrero.

Normas
Entra en El País para participar