Así queda el reparto de la subasta que deberán realizar las grandes eléctricas

Las generadoras se verán penalizadas si ofertan energía al precio marcado por las instalaciones de gas

Así queda el reparto de la subasta que deberán realizar las grandes eléctricas

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado hoy el Real Decreto con las medidas para mitigar el impacto de la subida de los precios de la electricidad e incluye cómo queda el reparto de la subasta de energía que deberán realizar las grandes eléctricas.

Iberdrola, Endesa, Naturgy y EDP deberán ofertar electricidad de forma proporcional a su cuota que podrán comprar las comercializadoras independientes y los grandes consumidores mediante contratos a plazo con un periodo de liquidación igual o superior a un año. En total, deberán ofrecer 15.830 gigavatios (GWh), equivalentes al 6,3% de la demanda eléctrica nacional en 2020.

Pues bien, por cada empresa la subasta queda así: Endesa 6.737,26 GWh; Iberdrola 7.323,63 GWh; Naturgy 1.405,48 GWh; y EDP 363,72 GWh.

La norma aprobada por el Ejecutivo prevé también la reforma de la tarifa regulada (PVPC) para que incorpore la referencia de precio de la subasta con una ponderación máxima del 10%. Las comercializadoras independientes que adquieran energía por esta vía deberán indicarlo en las facturas de los clientes, según consta en el paquete de medidas aprobado este martes por el Consejo de Ministros para abaratar la factura de la luz.

En resumen, el texto incluye medidas tanto fiscales como dirigidas al mercado eléctrico, y todas ellas entrarán en vigor este jueves. Así, recoge la rebaja del impuesto especial eléctrico, del 5,1% al 0,5%, la prórroga de la suspensión del impuesto de generación eléctrica, el límite aplicado a la TUR del gas y la creación del suministro mínimo vital.

Además, con este real decreto ley, las compañías eléctricas se verán obligadas a devolver parte de los beneficios extraordinarios que obtienen al repercutir sobre las centrales de generación de electricidad los costes de gas que no soportan, un importe que el Ejecutivo estima en 2.600 millones de euros. La minoración de los denominados 'beneficios caídos del cielo' no será permanente, sino que solo se mantendrá hasta marzo de 2022, momento en el que el Gobierno espera que concluya el actual 'rally' en el precio del gas.

No obstante, el texto limita el efecto que esta medida tendrá en las comercializadoras, ya que solo tendrán en cuenta los beneficios por encima de los 20 €/MWh [el precio medio del gas en los últimos años] y solo se detraerá el 90% de los ingresos extraordinarios.

Durante estos seis meses, el sistema calculará cuál es el importe que el resto de energías más baratas asumen de la energía más cara, es decir, del gas: si en cada hora las ofertas de estas otras tecnologías varían menos de un 10% sobre el precio más caro ofrecido por las centrales de gas, se asumirá que han internalizado en su precio este coste.

De este modo, deberán devolver el sobreprecio calculado por el Gobierno a un fondo gestionado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que trasladará este recurso financiero adicional a la factura de la luz para reducir cargos.

Normas
Entra en El País para participar