El Gobierno aprueba que las ayudas directas a empresas sirvan para cubrir pérdidas contables

El Ejecutivo, además, permitirá que los autónomos presenten facturas que tengan vigencia hasta el próximo 30 de septiembre. Antes, solo se podía usar el dinero para el pago de deudas con proveedores con fecha hasta el 31 de mayo

La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez en rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros.
La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez en rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros. EFE

El Gobierno finalmente ha aprobado este martes en el Consejo de Ministros un cambio en el decreto publicado en marzo, que contenía un paquete de 7.000 millones de euros de ayudas directas para empresas y autónomos golpeados por la pandemia, con el cual introduce de manera más clara que el dinero puede ser utilizado para cubrir pérdidas contables y no solo para el pago de deudas con proveedores.

De esta forma, mediante esta modificación se introduce que "se puedan destinar estas ayudas a aquellas pérdidas que aparezcan contablemente", ha dicho este martes la ministra de Política Territorial y Portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez. Además, se podrá utilizar el dinero para el pago de deudas y costes fijos incurridos hasta el próximo 30 de septiembre, ampliando así el plazo en cuatro meses (antes era hasta el 31 de mayo).

"La voluntad del Gobierno es ayudar a las autonomías, sobre todo a aquellas que han tenido más dificultades a la hora de convocar estas órdenes y que pudieran acogerse las empresas. No todas las autonomías han reaccionado del mismo modo. El otro día les indicaba que por ejemplo Canarias o Baleares han sido muy ágiles en estas órdenes. Otras han encontrado algunos problemas de gestión y por tanto lo que queremos es permitir que puedan ampliar estas órdenes", ha explicado Rodríguez.

Desde el Ejecutivo han insistido en que con esta modficiación "el concepto de costes fijos incurridos incluye las pérdidas contables generadas durante el período de cobertura. Así, los autónomos y empresas podrán destinar las ayudas a satisfacer deudas y realizar pagos a proveedores y otros acreedores, financieros y no financieros, así como a compensar los costes fijos incurridos, incluidas las pérdidas contables, siempre que se hayan generado en el plazo establecido".

De esta forma, el ministerio de Economía quiere desbloquear la situación en la que se encuentran actualmente estos fondos, de los que ni siquiera se han llegado a solicitar la mitad por parte de las empresas, según alerta UPTA (la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos).

Este cambio llega justo un día después de que la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, anunciase que su cartera preparaba "una aclaración" de los términos de la ayuda, para así facilitar que más empresas hagan uso de los fondos.

Algunas comunidades autónomas, como Madrid, habían critcado con dureza el decreto, ya que consideraban que estaba mal diseñado. "Calviño tendrá que rebajar su soberbia, reconocer que diseñó mal el decreto-ley de ayudas directas, y modificarlo. Sin una nueva ley que corrija las torpezas de la anterior, será imposible que las ayudas lleguen a todas las empresas y autónomos que han excluido", había dicho el consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty.

Por su parte, para el presidente de ATA (la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos), Lorenzo Amor, el anuncio del Ejecutivo es insuficiente. “El fracaso continuará. Decenas de miles de autónomos quedarán fuera de las ayudas directas aun perdiendo un 80% de su facturación”, se ha lamentado en su cuenta personal de Twitter, en la que ha recordado que hay determinados autónomos como “periodistas, guías turísticos, fotógrafos, traductores”, que no tienen gastos o facturas que justificar, por lo cual, indica, quedan fuera de estas ayudas.

Normas
Entra en El País para participar