China

Evergrande, en riesgo de insolvencia cruzada con 250.000 millones de deuda

La promotora se desploma en Bolsa mientras el mercado anticipa una reestructuración

Sede de Evergrande en Hong Kong.
Sede de Evergrande en Hong Kong. REUTERS

El deterioro financiero del gigante chino Evergrande, que acumula una deuda superior a los 250.000 millones de euros, se sigue agravando. La inmobiliaria anunció hoy en un comunicado a la Bolsa de Hong Kong que dos filiales incumplieron sus obligaciones de garantía, lo cual pone al grupo "en riesgo de insolvencia cruzada". La insolvencia cruzada, "cross default" en el derecho anglosajón, se refiere a la situación en la que basta con que un deudor entre en suspensión de pagos con un solo acreedor para que otros acreedores con los que haya suscrito una cláusula "cross default" puedan reclamar la devolución de su préstamo.

Los problemas de liquidez han impedido a las dos filiales atender garantías por 934 millones de yuanes (144 millones de dólares, 122 millones de euros), si bien el riesgo de default pende sobre un total de 1,97 billones de yuanes, 258.000 millones en deudas. La firma lleva semanas intentando captar capital para atender los pagos a proveedores, mientras supervisores e inversores observan con preocupación el riesto de contagio al sector financiero chino.

La empresa ha contratado a Houlihan Lokey y Admiralty Harbour como asesores para buscar vías de reestructuración, que pueden contemplar retrasos en los pagos, cancelaciones de intereses o quitas sobre la deuda. La empresa, no obstante, señala que los rumores al respecto son "inciertos". Evergrande sí está acometiendo ventas de activos a precio de derribo, medida que está afectando a otras firmas del sector.

La empresa ha informado también de una caída de los ingresos en el último trimestre, y prevé que en septiembre se mantenga dicha tendencia, cuya culpa achaca el grupo a "los informes negativos sobre la empresa", que habrían afectado a la "confianza de los compradores". Esta caída en los ingresos por ventas ha llevado a un "deterioro continuado", lo cual ejerce una "gran presión" sobre su "liquidez".

Las acciones del grupo en la Bolsa de Hong Kong caen un 9% mientras que el parqué de Shanghái suspendió la negociación de sus bonos, después de que estos registrarán enormes fluctuaciones. Un grupo de inversores protestó el lunes en la sede de la empresa en la ciudad de Shenzhen (sur) por temor a sufrir pérdidas económicas si el grupo quiebra.

Evergrande explicó hoy en su comunicado que se encuentra en conversaciones con asesores financieros para "estudiar la situación de liquidez de la empresa" y su posible reestructuración. Desde hace unas semanas Evergrande negocia con sus proveedores, ya sea demorando los pagos u ofreciendo propiedades a cambio, para solucionar sus problemas de liquidez.

El grupo, fundado en 1996, acumuló deudas para costear sus proyectos inmobiliarios y su expansión a otros sectores como el de servicios sanitarios, el de vehículos eléctricos o incluso el deportivo.

Normas
Entra en El País para participar