El Salvador hace una apuesta arriesgada con el bitcóin

Los canales tradicionales de remesas cobran fuertes comisiones, por lo que las transacciones de criptomonedas podrían ser beneficiosas

Caja exclusiva de bitcóins en un Starbucks de San Salvador, este martes.
Caja exclusiva de bitcóins en un Starbucks de San Salvador, este martes. REUTERS

Puede que a la pandilla de las criptomonedas les encante, ¿pero lo hará a los salvadoreños? Desde el martes, el bitcóin es moneda oficial en El Salvador, junto con el dólar de EE UU. Es la primera medida en el mundo de este tipo, impulsada por el presidente Nayib Bukele en unos tres meses desde que el Parlamento puso en marcha la legislación. Parece una apuesta arriesgada.
El país depende en gran medida de las remesas procedentes del extranjero: con unos 6.000 millones de dólares, fueron casi un cuarto del PIB en 2020, según el Banco Mundial. Los canales tradicionales cobran fuertes comisiones, por lo que las transacciones en bitcóin sin comisiones podrían ser beneficiosas. La innovación también tendrá atractivo popular porque Bukele ha prometido que quienes se inscriban en el monedero digital del Gobierno recibirán 30 dólares en bitcóins, lo que equivale a unos tres días del salario mínimo.

Pero la lista de posibles inconvenientes es mucho más larga. Está la volatilidad. El bitcóin ha hecho ricos a algunos traders, pero es propensa a sufrir grandes caídas y subidas. Eso la convierte en una inversión potencialmente arriesgada en un país pobre. Elegir una de las llamadas stablecoin, respaldadas por dólares, podría haber sido una forma de evitar este problema.

Luego está el riesgo más general para la economía del país. En julio, Moody’s rebajó el rating de El Salvador, en parte debido al plan del bitcóin. El FMI también ha expresado sus reservas, por lo que la decisión de seguir adelante con el proyecto supone un riesgo para el programa respaldado por el Fondo en el país.

El bitcóin plantea otros problemas, como los relacionados con la regulación en ámbitos como el blanqueo, y con la sostenibilidad medioambiental, por el consumo de electricidad. Algunos pueden ser superables. Otro aspecto, en la tradición de Silicon Valley, es la innovación, que lo hace atractivo para algunos entusiastas de las criptomonedas en las redes sociales. Para Bukele, que ya lidia con un sistema financiero endeble, es una apuesta con muchas probabilidades de éxito.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías