Telekom encuentra una buena ruta hacia un destino mediocre

Eleva su participación en T-Mobile a buen precio, pero llegar a la mayoría que ansía le saldría caro

Timotheus Hoettges, CEO de Deutsche Telekom, este martes en Colonia (Alemania).
Timotheus Hoettges, CEO de Deutsche Telekom, este martes en Colonia (Alemania). Getty Images

Deutsche Telekom ha encontrado una ruta inteligente hacia un destino dudoso. Va a elevar su participación en la filial de EE UU T-Mobile en un 5%, por 6.000 millones de euros. Al hacerlo mediante un canje de acciones con SoftBank se ahorra tener que darlo todo en efectivo. Más importante es si debería aumentar su participación en primer lugar.

SoftBank poseerá el 4,5% de Telekom, de modo que será su mayor inversor tras el Gobierno alemán. Y Telekom tendrá el 48% de T-Mobile, a un paso de la mayoría que desea Tim Hoettges, su CEO. La buena noticia para los accionistas de Telekom es que, en general, obtienen las acciones de T-Mobile con un descuento de casi el 20% respecto al precio actual, gracias a las favorables opciones de compra sobre el 8% de SoftBank en el operador de EE UU, herencia de su compra de Sprint a SoftBank en 2020. Además, Hoettges paga la mayor parte en acciones, pese a haber obtenido 3.800 millones por la venta de la unidad holandesa, T-Mobile Netherlands, a Apax y Warburg Pincus.

Aun así, la subida en Bolsa del 10% de SoftBank frente a la leve alza de Telekom sugiere que los inversores de Son están más contentos de haber eliminado la mayor parte de sus compromisos con los derivados. Mientras, los accionistas de Telekom han tendido a valorar T-Mobile con descuento sobre lo que debería valer. Partiendo de la base de que el imperio europeo de Hoettges se valore en línea con Vodafone, valdría 94.000 millones. Si se descuenta de los 281.000 que vale el grupo, que según Citi incluye deuda, planes de pensiones e intereses minoritarios, quedan 187.000 millones para T-Mobile. Deduciendo la deuda neta de esta, se obtiene un valor de fondos propios de 130.000 millones, frente a su valor de mercado real, de 140.000 millones.

Para llegar al umbral del 50%, Hoett­ges necesita comprar acciones por valor de 2.300 millones a precios actuales, y prácticamente ha agotado su cartera de jugosas opciones. Aunque ha encontrado una forma de ejecutar su última operación con un buen descuento, su brillo desaparecerá si sus inversores siguen rebajando el valor de las incursiones en EE UU.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías