Economía

Calviño dice que la inflación no es preocupante porque deriva del crecimiento

La vicepresidenta primera considera que el alza repentina de los precios no conllevará una pérdida de competitividad estructural a medio plazo

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.
La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.

La vicepresidenta primera del Gobierno español, Nadia Calviño, afirmó hoy que la inflación no tiene que preocupar porque se debe al crecimiento tras la crisis de la pandemia del coronavirus y que el alza repentina de los precios no conllevará una pérdida de competitividad estructural a medio plazo.

"La inflación no puede ser la principal preocupación. Después de tantos años en los que la tendencia de los precios se ha mantenido por debajo de los objetivos del Banco Central Europeo (BCE), sería completamente prematuro comenzar a considerar que un poco de inflación es un problema", afirma la también ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital en una entrevista que publica hoy el diario "La Stampa", con motivo de su participación el sábado en el Foro de diálogo económico Ambrosetti, de la localidad italiana de Cernobbio (norte).

"No es una sorpresa, después de lo ocurrido el año pasado y con el regreso del crecimiento. Es una situación transitoria que no conlleva una pérdida de competitividad estructural a medio plazo", añade.

La vicepresidenta española también se muestra a favor de que la Unión Europea (UE) revise las normas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento "porque no eran adecuadas a la situación incluso antes de la pandemia" y asegura que los Veintisiete deben aprovechar "esta excepcional situación transitoria para poder mejorarlas y alinearlas más con la realidad".

"Debemos preguntarnos para qué sirven las normas y cuáles son los objetivos dentro de los límites de los tratados. Hacer las reglas más simples, más efectivas y más adecuadas a las necesidades. Pensando en el largo plazo, porque estamos creando una enorme deuda que no debe convertirse en un lastre para las generaciones futuras", sostiene, sin entrar en detalles sobre cuál debería ser el techo permitido para la deuda pública en relación al producto interior bruto (PIB), actualmente fijado en el 60 %.

Calviño considera fundamental que el nuevo fondo de la Unión contra el paro, conocido como SURE, se convierta en permanente porque ha sido "un éxito, desde el punto de vista de la estabilidad económica y también desde el punto de vista político", mientras que sobre el programa Next Generation EU (NGEU) cree que lo primordial ahora es que los países implementen sus planes de recuperación y después ya se verá "qué hacer en el futuro".

Finalmente, mantiene las previsiones de crecimiento para la economía española en alrededor del 6,5 % en 2021 y del 7 % en 2022, celebra que "los datos de actividad económica y turismo de este verano son muy alentadores" y que el país haya registrado "el recorte de desempleo más fuerte de la historia", pero matiza que eso no quita que se deban seguir aplicando "las reformas e inversiones necesarias para que el crecimiento sea estable y fuerte en los próximos años".