La despedida de Bernard Arnault de Carrefour se hacía esperar

El fundador de LVMH no suele perder dinero, pero la oposición de París a las fusiones justifica la decisión

Bernard Arnault, fundador de LVMH.
Bernard Arnault, fundador de LVMH. REUTERS

El adiós definitivo de Bernard Arnault a Carrefour se ha hecho esperar. El fundador de LVMH ha vendido esta semana la participación del 5,7% que le quedaba en el supermercado galo (que capitaliza 13.000 millones de euros en total), a un tercio del precio que probablemente pagó en 2007. Se trata de un raro fallo para el multimillonario del lujo. Pero dado que los supermercados apenas crecen y la oposición del Gobierno francés a las adquisiciones, pasar página tiene sentido.
La salida de Arnault de Carrefour parece dolorosa. Su vehículo Agache obtuvo 724 millones de euros de la venta, a un precio de 16 euros por acción. Eso está muy lejos del precio medio de 47 euros que Arnault probablemente pagó en 2007 para adquirir una participación del 9,8% junto con Colony Capital y Axon Capital. Agache comenzó a vender la participación hace aproximadamente un año, cuando las acciones de Carrefour cotizaban a unos 13 euros.

Este movimiento deficitario es poco habitual para Arnault, que se ha convertido en el tercer hombre más rico del mundo tras construir un conglomerado de lujo de 321.000 millones de euros. Sin embargo, los supermercados se enfrentan a retos más importantes que los minoristas de alta gama. Las ventas de Carrefour deberían de crecer a una anémica tasa anual compuesta del 3,5% de aquí a 2023, según datos de Refinitiv. Opera sobre todo en mercados maduros, como Francia, España e Italia, obtiene una gran parte de sus ventas de hipermercados poco modernos y corre el riesgo de verse afectado por minoristas online como Amazon. Aunque el director general Alexandre Bompard está recortando costes y ganando gradualmente cuota de mercado, la acción no recuperará pronto su nivel de 2007: los analistas dan un precio objetivo para la empresa de solo 19,80 euros, según datos de Refinitiv.

Mantenerla podría tener sentido si Carrefour fuera un objetivo de adquisición. Al fin y al cabo, su homóloga británica Wm Morrison Supermarkets está en disputa por parte de los grupos de capital riesgo Clayton, Dubilier & Rice y Fortress Investment. Sin embargo, en enero, el Gobierno francés expresó su preocupación por la soberanía alimentaria en relación con una adquisición de 20.000 millones de dólares (17.000 millones de euros) por parte del gigante canadiense de las tiendas de conveniencia Alimentation Couche-Tard, y puede que tampoco vea con buenos ojos una gran compra.

Arnault tiene muchas opciones para redistribuir el efectivo. Se prevé que los ingresos de su propio gigante LVMH aumenten un 17% al año entre 2020 y 2023. Seguir a lo suyo puede ser más lucrativo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías