Los inversores del Manchester pierden la cabeza con el fichaje de Ronaldo

Los accionistas han saludado el regreso del delantero añadiendo 165 millones de dólares a su valor de mercado

Los inversores del Manchester pierden la cabeza con el fichaje de Ronaldo

Un pasado de relumbrón no equivale a un beneficio futuro. Los accionistas del Manchester United se arriesgan a perder la cabeza por el regreso de Cristiano Ronaldo. El anuncio del club de fútbol el viernes de que el astro portugués regresaba al equipo que lanzó su carrera hizo que sus acciones en Nueva York subieran casi un 6%, añadiendo en torno a 165 millones de dólares al valor de mercado de la empresa. Sin embargo, no es nada seguro que los inversores vayan a compartir ese éxito.

El peso deportivo y comercial de este jugador de 36 años está fuera de toda duda. En tres temporadas en la Juventus, marcó 101 goles en 134 partidos, a pesar de alcanzar una edad en la que la mayoría de los delanteros se plantean la jubilación. El cinco veces ganador del Balón de Oro también puede ayudar a captar nuevos aficionados. Tras su traspaso por 100 millones de euros del Real Madrid a la Juventus en 2018, el club italiano vendió medio millón de camisetas con su nombre en solo 24 horas, según los medios de comunicación. Los 335 millones de seguidores de Ronaldo en Instagram multiplican por 7 a los que tiene el Manchester United en esa red social.

Sin embargo, los beneficios financieros para el club que lo ha contratado podrían mostrarse esquivos. En el ejercicio hasta junio de 2019, el primero de Ronaldo con la Juventus, el equipo registró un aumento de los ingresos por patrocinio, productos y licencias. Pero los derechos de televisión, que supusieron casi la mitad de los ingresos de 464 millones de euros del club antes de los traspasos de jugadores, se quedaron estancados después de que la Juventus no pasara de la ronda de cuartos de final de la lucrativa Liga de Campeones. Por otro lado, la factura salarial anual del club turinés se disparó hasta los 301 millones de euros, casi un 30% más. La pandemia de Covid-19, que cerró los estadios, dejó a la mayoría de los clubes en números rojos. De hecho, las acciones del Juventus subieron el mes pasado a raíz de las filtraciones que apuntaban a que el club se estaba preparando para vender a Ronaldo.

El Manchester United goza de una posición financiera relativamente más sólida. La empresa de 3.000 millones de dólares controlada por la familia Glazer, que también es propietaria de los Tampa Bay Buccaneers de la liga de fútbol estadounidense, generó casi un 50% más de ingresos que la Juventus en el año hasta junio de 2020, pese a los mínimos ingresos de los partidos europeos. Su factura salarial también está mejor controlada: los Buccaneers tenían adjudicado el 56% de sus ingresos antes de las transferencias a sus jugadores. En la Juventus, la cifra era del 65%.

Pero esta amplitud financiera reduce el impacto que pueda tener un jugador individual. Incluso si Ronaldo convierte al Manchester United en un aspirante a la Liga de Campeones, un título que ayudó al club a ganar en 2008, sus perspectivas comerciales no cambiarán. Cualquier recompensa financiera adicional tiene más probabilidades de acabar en el bolsillo de Ronaldo que en de los accionistas del club