Las grandes tecnológicas gastan 97 millones al año en lobby en la UE

El grupo GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft) es el que más desembolsa para actividades de presión

Logos del grupo de grandes tecnológicas GAFAM.
Logos del grupo de grandes tecnológicas GAFAM.

Las empresas tecnológicas han encontrado un atajo para esquivar el dedo índice regulador de la Unión Europea: el lobby. De media, las compañías de este sector invierten 97 millones de euros al año para influir en las políticas de economía digital en Europa, de acuerdo con un informe publicado este martes por los grupos de investigación Corporate Europe Observatory y LobbyControl.

Según el estudio, que ha incluido a unas 612 compañías, el grupo GAFAM (integrado por Google, Amazon, Facebook, Apple y Microsoft) es el que más gasta en actividades de asuntos públicos. En concreto, Google destina 5,75 millones; Facebook, 5,5 millones; Microsoft, 5,25 millones; Apple, 3,5 millones y Amazon, 2,75 millones.

Las cinco grandes big tech junto a Huawei, IBM, Intel, Qualcomm y Vodafone —todas con un gasto de 1,75 millones de euros— suman un tercio de la inversión total del lobby tecnológico (32 millones de euros) en Europa.

De acuerdo con los investigadores, el presupuesto de 97 millones de euros anuales de las tecnológicas eclipsa el gasto del resto del sector privado, como el farmacéutico, financiero y combustibles fósiles, que solía acaparar las actividades de asuntos públicos; algo que desde el informe atribuyen al debate en el seno de la Unión Europea para impulsar la Ley de Servicios Digitales y la Ley de Mercados Digitales, una normativa más estricta para regular sobre todo a las big tech.

Por ello, con estas actividades de presión, los gigantes tecnológicos buscan oponerse a cualquier norma estricta que pueda perjudicar su modelo de negocio y a sus márgenes de beneficios, de acuerdo con Margarida Silva, investigadora del Corporate Europe Observatory. "Es crucial que las voces independientes y los ciudadanos se involucren en estas decisiones políticas, para asegurar que los grupos de presión corporativos no den forma al futuro de la tecnología", ha explicado Silva a EFE, advirtiendo de que estos "inmensos presupuestos" para lobby son poco saludables democráticamente.

De hecho, según el informe, los grupos de presión de la industria tecnológica estuvieron presentes en más de 200 reuniones celebradas entre comisarios, directores generales y altos ejecutivos en la Comisión Europea, lo que supone un 75% de las citas desde noviembre de 2019, siendo Google y Facebook las dos empresas con más encuentros.

Así, el poder de presión concentrado de las tecnológicas amenaza con diluir las propuestas para cercar su influencia, según Max Bank, portavoz de LobbyControl, quien demanda que la Unión Europea refuerce la regulación ética de los lobbies para "limitar el excesivo poder de mercado de las big tech y empoderar a los ciudadanos".

Normas
Entra en El País para participar