Juan Alberto García de Cubas: “La cultura mejora la salud de la gente”

En 2019 fundó Cultura en Vena para acercar la música y el arte a los hospitales y la España vaciada

Juan Alberto García de Cubas, fundador de Cultura en Vena.
Juan Alberto García de Cubas, fundador de Cultura en Vena.

Es arquitecto, pero Juan Alberto García de Cubas (Madrid, 1966), siempre ha vinculado su oficio con su pasión cultural. Ha trabajado como museógrafo para grandes templos del arte como el Museo del Prado, el Centre Pompidou Málaga o el Thyssen Bornemisza, actividad que ha combinado con la de comisariado musical. Convencido del poder de las artes para transformar a las personas, en 2019 fundó Cultura en Vena con el propósito de acercar el arte plástico y la música en directo tanto a pacientes hospitalizados como a comunidades de la España vaciada. Han conseguido, por ejemplo, trasladar las obras de Goya del Museo del Prado al hospital Puerta de Hierro de Madrid a través de la exposición ¿Goya en un hospital?, coincidiendo con el 275º aniversario del nacimiento del artista. Ahora, las obras y la música viajarán desde agosto hasta octubre a municipios en riesgo de despoblación, como Pancrudo o Uncastillo, en un festival itinerante.

¿Por qué en un hospital?

Es un lugar por el que tarde o temprano todos pasamos. A nivel tecnológico clínico estamos absolutamente avanzados, pero a nivel del cuidado de la infraestructura, de los espacios, de la humanización de los procesos, hay mucho que hacer. Uno de ellos es el tratar la estancia hospitalaria con elementos que coadyuven los tratamientos médicos.

¿Y la cultura lo hace?

La OMS, justo antes de la pandemia, presentó un documento que habla del papel de las artes en la salud de las personas, y lo que hace es prescribir a los Gobiernos de la región europea que introduzcan prácticas artísticas en sus políticas sanitarias. No solamente en temas de prevención de la salud, sino también en gestión de tratamientos, que es lo que nosotros hacemos. Cambia la perspectiva hacia algo muy interesante que es que, además de todas las virtudes que tiene la cultura, se ha demostrado científicamente que mejora la salud de las personas.

La muestra de Goya está especialmente comisariada para pacientes, familiares y personal sanitario. En la imagen, el Hospital Puerta de Hierro en Majadahonda (Madrid) donde se podrá contemplar hasta final de año con motivo del 275° aniversario del pintor de Fuendetodos.
La muestra de Goya está especialmente comisariada para pacientes, familiares y personal sanitario. En la imagen, el Hospital Puerta de Hierro en Majadahonda (Madrid) donde se podrá contemplar hasta final de año con motivo del 275° aniversario del pintor de Fuendetodos.

¿De qué manera?

Las primeras reacciones fueron por parte del personal sanitario, de enorme satisfacción por tener a su alrededor algo bello que mirar. Al estar comisariadas exclusivamente para pacientes, familiares y personal sanitario, en nuestras exposiciones hay textos de mediación que conectan con las personas que están ahí. Eso lo percibieron enseguida y el agradecimiento fue intenso. Es gente que lleva más de un año sometida a un estrés emocional y un agotamiento físico enormes, y esto resultó ser, en palabras de la directora de enfermería del Puerta de Hierro, Almudena Santano, “como un regalo para el alma”. Todo el mundo coincide en que en vez de tener una pared blanca en un hospital, es mejor tener un contenido que te retira por un momento de tu centro de malestar y te lleva a otro espacio donde estás acompañado.

¿Ha sufrido la cultura durante la pandemia como para necesitar hospitalización?

Como casi todos los sectores de actividad, se ha visto tocada. Por un lado, hubo un consumo grande durante el confinamiento y eso representó un alivio emocional para gran parte de la población. Pero a la vez, ha habido una crisis sin precedentes por la imposibilidad de realizar actos culturales que requieren presencialidad. Ha golpeado de una forma terrorífica, pero, quizá, se ha tomado conciencia de su importancia. El momento es enormemente delicado, pero creo que, entre todos, vamos a volver a poner la cultura en su sitio, además, con ese valor añadido de herramienta que coad­yuve los tratamientos clínicos y mejore la salud y el bienestar de las personas. Es todo un campo potente a recorrer que puede ser un eje para toda la industria cultural.

Los vecinos de Las Parras de Martín (Teruel) disfrutan de la exposición '¿Goya en un hospital?' durante el festival rural Arte Ambulatorio (agosto 2021).
Los vecinos de Las Parras de Martín (Teruel) disfrutan de la exposición '¿Goya en un hospital?' durante el festival rural Arte Ambulatorio (agosto 2021).

¿Hace falta más apoyo económico en este ámbito?

El gran reto es buscar la sostenibilidad en este tipo de acciones, que algún día serán un servicio público, seguramente. Podría ser que en un futuro las instituciones culturales públicas inviertan dinero en acercar la cultura en estos ámbitos. Pero hoy por hoy nos financiamos gracias a entidades privadas como Reale Seguros o la Fundación Edmond de Rothschild y presentándonos a convocatorias públicas de ayudas a sectores como los nuestros. Yo aspiro a una sostenibilidad que venga por prestación de servicios, que si hay un valor añadido en el trabajo que se está haciendo, si repercute en la mejora de la salud de las personas o en el acortamiento de los periodos de hospitalización de los pacientes, quiere decir que esa actividad cultural está mejorando la eficacia hospitalaria, y eso debería de ser tenido en cuenta.

Es, además, un modo de generar empleo.

Sin duda, algo que veo clarísimo es que el proyecto es redondo. Sea un músico o un mediador cultural quien explique la exposición, estamos acercando la cultura con la excelencia con la que tratamos al mejor de los museos o auditorios. ¡Cómo no va a estar remunerado ese trabajo profesional! Por ejemplo, con nuestro proyecto MIR (Músicos Internos Residentes); llegamos a contratar a 46 músicos que iban todos los días al hospital a hacer su trabajo. Tenías un puzle que encajaba perfectamente, que es ofrecer una humanización en el hospital, conseguir una mejora de la salud y, además, estás generando un empleo a unos artistas que, como tantos otros, andan en crisis por falta de actividad tras la pandemia.

Con el objetivo de estimular el tejido socioeconómico de los municipios participantes, la Fundación Cultura en Vena selecciona mediadores culturales locales para crear vínculos con la comunidad. En la imagen, un grupo de vecinos dialoga con un mediador en Pancrudo (Teruel, agosto 2021).
Con el objetivo de estimular el tejido socioeconómico de los municipios participantes, la Fundación Cultura en Vena selecciona mediadores culturales locales para crear vínculos con la comunidad. En la imagen, un grupo de vecinos dialoga con un mediador en Pancrudo (Teruel, agosto 2021).

Normas
Entra en El País para participar