El hambre extrema amenaza a 14 millones de afganos

Naciones Unidas advierte de que "se desatará el infierno en la Tierra" si la economía de Afganistán se hunde tras la toma del poder por los talibanes

Crisis afganistan talibanes
Afganos, en el cruce fronterizo entre Pakistán y Afganistán, este miércoles. AFP

La vuelta al poder de los talibanes en Afganistán ha disparado todas las alarmas internacionales. Entre las últimas advertencias, el Programa Mundial de Alimentos (WFP, por sus siglas en inglés) ha asegurado que con la combinación de la inestabilidad política en el país, la pandemia del Covid-19 y la inminente sequía en el territorio asiático, unos 14 millones de afganos caminan sin escapatoria hacia el hambre extrema.

"Será el infierno en la Tierra si la economía de Afganistán colapsa y se deteriora aún más", ha señalado este martes a Reuters David Beasley, director ejecutivo del WFP, quien advierte de que si Naciones Unidas no puede recaudar 200 millones de dólares (unos 170 millones de euros) para septiembre, se desatará una catástrofe humana.

En poco más de 10 días, unos 50.000 extranjeros y afganos han abandonado el país asiático tras la vuelta al poder de los talibanes. Las imágenes de miles de afganos a las afueras del aeropuerto internacional en Kabul siguen llenando diariamente las pantallas mundiales, mientras se acorta el plazo definitivo para la retirada de las tropas estadounidenses y europeas el próximo 31 de agosto.

La evacuación exprés de las misiones extranjeras ha dejado al país a merced del grupo fundamentalista, que deberá asumir un posible colapso económico tras la suspensión de las ayudas internacionales que sostenían a Afganistán en más de un 70% de su presupuesto anual en las últimas dos décadas. Estados Unidos y la Unión Europea ya han advertido que no desembolsarán fondos a menos de que tengan las garantías de que los talibanes respetarán los derechos de los afganos, especialmente de mujeres y niños.

"El pueblo de Afganistán necesita ayuda ahora", ha asegurado Beasley, explicando que si la comunidad internacional "da la espalda" a los afganos, el número de personas que sufrirán hambre extrema puede llegar hasta 28 millones.

En concreto, el director del WFP ha señalado que sin los 170 millones de euros, los alimentos para Afganistán empezarán a agotarse en septiembre, y hasta unos cuatro millones de vidas podrían estar en riesgo extremo de no recibir la ayuda alimentaria antes de invierno.

Normas
Entra en El País para participar