Construcción

ACS mantiene su 'rally' de contratación en agosto con un hospital de 715 millones en EE UU

Su filial Turner levantará junto a Walsh Construction un centro médico para veteranos del ejército en Louisville (Kentucky)

Recreación del futuro hospital militar de Louisville (Kentucky).
Recreación del futuro hospital militar de Louisville (Kentucky).

La alianza entre las constructoras estadounidenses Turner y Walsh, la primera de ellas filial del grupo ACS, va a ser la encargada de levantar un centro médico dedicado a militares retirados en Louisville (Kentucky, EE UU). El presupuesto de las obras, encargadas por el Departamento de Veteranos y Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE UU, alcanza los 840 millones de dólares (unos 715 millones de euros).

Está previsto que el nuevo hospital, con servicios médicos completos, reemplace en la misma ciudad al Robley Rex VA Medical Center. El edificio, sobre 84.000 metros cuadrados, tendrá 104 camas y un área específica de salud para mujeres. El proyecto incluye una zona de servicios públicos, un área de aparcamiento o la mejora de los viales de su entorno.

El arranque de los trabajos está previsto el próximo trimestre, con fin de obra a lo largo de 2025.

Incorporaciones a la cartera de obra

Las distintas subsidiarias de ACS por el mundo están llenando la reserva de contratos a lo largo del mes de agosto.

La estadounidense Flatiron está en el consorcio que ampliará la autopista I95 en Carolina del Norte por 236 millones de dólares. Y la propia Turner se ha adjudicado la construcción de un edificio que servirá de sede para el área de supercomputación de la Universidad de Berkeley (California), contrato al que suma hoy el del hospital de veteranos del ejército.

Al otro lado del planeta, la minera Thiess amplió en 4,5 años su presencia en el desarrollo minero de Mount Pleasant, en el valle australiano de Hunter con una cartera de ingresos de 920 millones de dólares australianos (568 millones de euros).

La también australiana Cimic entró en el mayor proyecto hospitalario jamás diseñado en Nueva Zelanda, el Nuevo Dunedin, con un presupuesto de 1.470 millones de dólares neozelandeses (875 millones de euros). Cimic se encargará de poner en pie uno de los edificios del complejo sanitario a través de un contrato que deberá ser ratificado en 2023.

Y ayer mismo la empresa de servicios Ventia se apuntó ayer un contrato de ingeniería con las Fuerzas Armadas de Australia que le reportará un beneficio de unos 158 millones de dólares australianos (98 millones de euros) en los cinco próximos años.

Normas
Entra en El País para participar