Bodegas

Vega Sicilia redujo solo un 2% sus ingresos en 2020 pese a vender 35.500 botellas menos

En los últimos dos años ha puesto en el mercado 85.600 botellas menos, pero más caras

DIstintas botellas de Vega Sicilia
DIstintas botellas de Vega Sicilia

Bodegas Vega Sicilia, el prestigioso grupo vinícola controlado por los hermanos Marta, Elvira, Juan Carlos, Emilio y Pablo Álvarez Mezquíriz, hijos del fallecido fundador de Eulen David Álvarez, pudo capear el temporal de la crisis sanitaria manteniendo prácticamente estables sus ingresos durante el ejercicio 2020, como muestran sus cuentas anuales.

La cifra de negocios de la compañía alcanzó los 36 millones de euros, una caída de apenas el 1,8% respecto a la facturación de 2019. Teniendo en cuenta que el conjunto del sector vinícola sufrió un retroceso de alrededor del 30% en sus ventas el año pasado, debido a los cierres y restricciones en la hostelería, el balance del año para Vega Sicilia puede considerarse más que positivo. Sin embargo, con la caída de ingresos de 2020 la compañía bodeguera encadena dos ejercicios consecutivos a la baja, tras un 2018 que fue cifras récord.

Otro ejemplo de lo estable de la actividad durante el pasado año es el ebitda de 22,7 millones, exactamente el mismo que registró en el ejercicio anterior. El beneficio neto fue de 18,5 millones, un 28% menos, en este caso por el efecto que tuvo en la cuenta de resultados de 2019 la inclusión de un dividendo de casi 8 millones recibidos de una de sus filiales.

Como se refleja en el informe de gestión, los administradores de Vega Sicilia califican el ejercicio de “brillante”, destacando que el mantenimiento en la cifra de negocios se produjo el año pasado pese a comercializar “varias decenas de miles de botellas menos”.

En concreto, la bodega sacó al mercado un total de 278.191 botellas, casi 35.500 menos que en el año anterior y 85.600 menos que en 2019. Sin embargo, se vendieron a un precio notablemente superior de 115,06 euros la botella, por los 105 de 2019 y los 94,33 de 2018. Es decir, en dos años el precio se ha encarecido en más de 20 euros. La diferencia es aún mayor en el mercado internacional. En este el precio medio fue de 123 euros, y en él vendió casi 125.000 botellas, obteniendo 15,3 millones de euros. A diferencia de lo que sucedió en el ejercicio 2019, el mercado nacional generó más ventas que el internacional, 19,6 millones, un 9,5% más, por la caída del 12% sufrida en el exterior.

Para 2021 Vega Sicilia estima una oferta por encima de su oferta estándar “ideal” de 300.000 botellas anuales, gracias a una “gran cosecha” recogida en 2020, y con unos niveles de calidad “altísimos”.

Normas
Entra en El País para participar