Ryanair va a la guerra con la web de viajes Kiwi.com y rechazará a los viajeros que reserven en ella

Acusa a la agencia 'online' de vender tarjetas de embarque falsas, término que rechaza Kiwi entre fuertes descalificaciones a la aerolínea

Ryanair Kiwi
Varios viajeros desembarcan de un avión de Ryanair

La aerolínea con mayor tráfico de viajeros de Europa, Ryanair, ha abierto una batalla con la potente web de viajes Kiwi.com. La compañía aérea ha denunciado en Chequia la emisión de tarjetas de embarque, por parte de la citada web, que califica de "falsas".

Fundada en 2012, la checa Kiwi es uno de los principales motores de búsqueda y contratación de vuelos, con 40.000 asientos vendidos diariamente antes de la pandemia y unos ingresos de 1.300 millones en 2019. Su actividad es notable en España, donde esta misma mañana comercializa decenas de rutas de Ryanair desde la red de aeropuertos de Aena.

La low cost recuerda que el reglamento de la UE 2015/1998 obliga a que los pasajeros completen el proceso de facturación de Ryanair directamente para garantizar que los pasajeros estén informados de todos los protocolos normativos y de seguridad necesarios al viajar. “Kiwi.com elude esta normativa de aviación esencial emitiendo sus propias tarjetas de embarque, que no son válidas en los vuelos de Ryanair”, señala la aerolínea en un comunicado.

Kiwi tilda de "mezquina" la amenaza de Ryanair de no dejar embarcar a los clientes: "Es una práctica poco ética para tratar de condicionar la elección por parte del viajero"

La irlandesa también rechaza a otras compañías similares, como las británicas Opodo y Love Holidays, además de haber tenido una larga batalla judicial con Edreams y estar enfretada ante la justicia española con la Asociación Corporativa de Agencias de Viajes Especializadas (ACAVe).

Los viajeros que presenten una tarjeta de embarque emitida por Kiwi.com verán denegado el embarque a partir de hoy “por no haber cumplido con los protocolos de seguridad y protección de Ryanair durante la facturación”. La compañía abre la puerta a recuperar una tarjeta de embarque oficial accediendo a su reserva a través de la web Ryanair.com o en la aplicación de la aerolínea.

La respuesta de Kiwi ha llegado unas horas después de estas acusaciones afirmando que no existe tan tarjeta de embarque falsa: "Kiwi.com cumple con todos los requisitos para garantizar un viaje seguro para nuestros clientes y lo ha hecho durante años. Además de proporcionar a los clientes la tarjeta de embarque de Ryanair, también la mandamos una plantilla con la marca Kiwi.com; toda la información es la misma, solo que los colores son diferentes". La empresa tilda de "mezquina" la amenaza de Ryanair de no dejar embarcar a los clientes: "Es una práctica poco ética de Ryanair para tratar de condicionar la elección por parte del viajero", sentencia un portavoz del portal de viajes.

Batalla por el control del cliente

La low cost ha instado a los consumidores a reservar solo en su página web o aplicación, “y eviten comprar a través de agentes de terceros que no tienen autorización”

En medio de este enfrentamiento, el gigante del low cost ha instado a los consumidores a reservar solo en su página web o aplicación, “y eviten comprar a través de agentes de terceros, como Kiwi.com, que no tienen autorización”.

Ryanair recuerda que cuenta con un “sello verificado” para proteger a sus clientes contra agencias de viajes que “pueden estar cobrando de más a los clientes, proporcionando datos incorrectos de los mismos e impidiendo que Ryanair trate directamente con los pasajeros proporcionando direcciones de correo electrónico falsas”.

El portavoz de Kiwi.com explica, por contra, que "la verdadera razón de esta acción es que Kiwi.com vende a menudo billetes de Ryanair más baratos que Ryanair y esto no es de su agrado". Desde la web se comenta que "el comportamiento de Ryanair es nada menos que cruel al anteponer las ganancias a las opciones del consumidor".

Tras la denuncia, la irlandesa cuenta con una orden judicial en Chequia por la que se exige a Kiwi “que deje de sustituir las direcciones de correo electrónico de los clientes por direcciones de correo electrónico falsas y que impida que Ryanair se comunique directamente con sus pasajeros”, señala la empresa, que se queja de que la web de viajes “todavía no está cumpliendo esa orden”.

La batalla está servida a la vista de que Kiwi.com afirma que hará "todo lo que esté en nuestras manos para ayudar a nuestros clientes que se vean afectados por este comportamiento despreciable de Ryanair, que castiga a los viajeros solo porque no les gusta la competencia”.

Normas
Entra en El País para participar