Vestas tiene el beneficio de la duda

Sigue siendo, de lejos, el competidor más próspero de un sector al rojo vivo

Los inversores dan a Vestas el beneficio de la duda. Su acción cayó el martes un 2,10%, pese a que el aumento de los costes y las limitaciones de suministro han obligado al CEO, Henrik Andersen, a recortar las perspectivas de beneficios para este año. Ha salido bien parada en comparación con Siemens Gamesa, que perdió un 17% el mes pasado tras su propio profit warning relacionado con los costes.

Tomando el punto medio de sus previsiones revisadas para 2021, Vestas debería de producir 960 millones de euros de beneficio operativo este año, un 10% menos de lo que esperaban los analistas. Ello normalmente desencadenaría una reacción mayor en Bolsa, si Vestas no se hubiera visto ya afectada por las malas noticias de Siemens Gamesa en julio. Y la empresa danesa sigue siendo, de lejos, el competidor más próspero en lo que sigue siendo un sector al rojo vivo: es probable que Siemens Gamesa registre pérdidas operativas este año. A pesar de este contratiempo, Vestas parece ser la ganadora del sector eólico.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías