Un hotel cortijo para revolucionar Sotogrande

Abre SO/ Sotogrande, en el exclusivo enclave gaditano, un proyecto en el que se

han invertido 40 millones, con152 habitaciones

Vista del exterior de So Sotogrande.
Vista del exterior de So/ Sotogrande.

Ocupa el espacio del antiguo hotel Almenara, que durante años gestionó NH. Ahora reabre sus puertas con otro nombre, SO/ Sotogrande, bajo el paraguas de la marca de lujo SO/ Hotels & Resorts, perteneciente al grupo Accor, una enseña que, por otra parte, se estrena en el mercado español con un nuevo concepto hotelero.

Porque una de las características de esta enseña es su percepción del lujo moderno, basado en la experiencia del cliente y en una atención personalizada, según detalla el director del hotel, el danés Robert Kmita, que, a partir de este fin de semana, comenzará a recibir a sus primeros clientes, y a la vez participantes en el torneo de golf Aramco Team Series, que se celebrará del 5 al 7 de agosto en La Reserva de Sotogrande, y que reunirá a las mejores golfistas del mundo para competir por un millón de dólares en cuatro pruebas que se celebran en otras tantas ciudades: la primera ya se ha disputado en Londres, la tercera cita será en Nueva York (14-16 octubre) y la última se disputará en Jeddah (Arabia Saudí), del 10 al 12 de noviembre.

La entrada del hotel.
La entrada del hotel.

El hotel está concebido como si de un cortijo andaluz se tratara, impregnado de detalles locales, sobre todo en gastronomía y en los elementos decorativos, atendido por más de 175 empleados, ataviados con floridas camisas de la diseñadora valenciana Dolores Cortés. Dispone de 152 habitaciones de las cuales 36 son suites, seis restaurantes, tres piscinas, un spa de más de 3.000 metros cuadrados, con ocho salas de tratamientos, y una zona de fitness de más de 1.000 metros cuadrados, en principio, abierto solo para los clientes del hotel, pero con la intención de abrirlo a socios externos.

Detalle de una de las habitaciones.
Detalle de una de las habitaciones.

Porque el hotel no pretende ser un espacio cerrado, sino que nace con la vocación de dar servicio y abrir sus puertas a los ilustres vecinos de Sotogrande, donde tienen viviendas, entre otros, las familias Garrigues, Entrecanales, Botín, Vallejo-Nágera, Villar Mir, Mora Figueroa, Benjumea, Domecq, González Byass o los Zóbel, fundadores de la exclusiva urbanización. Un lugar discreto que se extiende a lo largo de 20 kilómetros de la costa gaditana, en el municipio de San Roque, donde la élite empresarial y social disfruta de varios campos de golf de reconocimiento internacional, entre ellos el del propio hotel, Golf Almenara, La Reserva o Valderrama; de varios clubs de polo, entre ellos el Santa María, el primero que se construyó en la zona en 1965.

Dentro del complejo se halla La Reserva, donde además de jugar al golf se puede disfrutar de varios deportes, como tenis o pádel, además de disponer de una exclusiva zona de playa privada, donde la hamaca se paga a 90 euros al día, conocida como The Beach, o lo que es lo mismo, una laguna artificial rodeada de 2.800 metros cuadrados de fina arena blanca, que contrasta con la oscura arena de la playa de Sotogrande, donde se levanta Trocadero, un beach club con dos restaurantes ubicado en lo que era el mítico El Cucurucho.

Vista de uno de los cuartos de baño.
Vista de uno de los cuartos de baño.

Este es el escenario que rodea al nuevo hotel, en cuya reforma se ha invertido 40 millones de euros, y cuya propiedad es del fondo Orion Capital Managers y de Sotogrande SA, con 14 negocios más en la zona, entre los que se incluyen algunos de los anteriormente citados. De la gestión se ocupará Accor durante los próximos 20 años, aunque parece ser, según adelantó El Confidencial esta semana, que el fondo estudia desprenderse del hotel a cambio de unos 180 millones de euros.

De la construcción del complejo se ha ocupado la empresa IHP, y de la conceptualización, la firma Alsotel Hospitality Group. Uno de los puntos fuertes de SO/ Sotogrande es la gastronomía de la que se ocupa el jefe de cocina cordobés Leandro Caballero, que pretende desarrollar un concepto basado en el producto andaluz, ensalzando la mantequilla de Córdoba, los tomates de Conil, el aceite o los embutidos y quesos que despacha en la jamoneteca del espacio Cortijo. En la zona del Hi-So, al aire libre y próxima a una de las piscinas, la oferta gastronómica se centra en una parrilla de leña donde se preparan pescados y carnes. La oferta de desayuno incluye cuatro tipos, con todo tipo de manjares de la tierra.

Uno de los rincones del spa.
Uno de los rincones del spa.

En las habitaciones tampoco falta detalle: desde un confortable colchón, a un calentador da agua Smeg, o las amenities del cuarto de baño de la firma orgánica australiana Grown Alchemist. Los precios de las habitaciones van de los 240 euros en temporada baja a los más de 500 en temporada alta. El precio de las suites es de 1.300 euros.

Normas
Entra en El País para participar