Financiación

Arex llega a España para vender las facturas de pymes a ‘hedge funds’

La compañía aporta líneas de ‘factoring’ a pequeñas empresas

Pertu Jalkanen, cofundador y CCO de Arex
Pertu Jalkanen, cofundador y CCO de Arex

El mercado español cuenta con una nueva fintech. Se trata de la finesa Arex, que acaba de trasladar su sede a Barcelona y abrir operaciones en el país. Ofrece líneas de financiación a pymes comprando sus facturas. Y crea con ellas unos productos financieros que vende a hedge funds e inversores institucionales.

Arex es una compañía de origen finlandés, con su sede en Irlanda y que ya opera tanto en ese mercado nórdico como en el británico. Acaba de cerrar una ronda de financiación, por 8,8 millones, con la que espera implantarse en España. Entre sus accionistas están fondos como Mosaic Ventures, Local Globe o Lifeline Ventures.

La fintech ofrece soluciones de factoring a pymes sin recurrir a los bancos. Es decir, líneas de financiación a proveedores. Para ello la compañía que busca la financiación debe aportar facturas a cobrar de terceros. Arex cuenta con alianzas con empresas de software o gestión empresarial que le permiten obtener información sobre las compañías que les piden financiación. En España han rubricado un acuerdo con Sage. El análisis de ese riesgo de las facturas determinará el precio de la financiación, que estriba entre el 0,97% y el 1,42%.

Una vez que Arex adquiere la factura, la fintech la empaqueta con otras facturas y crea un producto financiero, llamado ETR (exchange trade receivables). Subasta estos productos en una plataforma propia que son adquiridos por hedge funds y otros inversores institucionales, como fondos de inversión y de pensiones.

Arex ha elegido España como su tercer país europeo donde operar. Ha tomado Barcelona como su sede central, tras explorar ciudades como Berlín o Londres, y allí ha ubicado a sus 50 trabajadores. Pertu Jalkanen, cofundador y CCO de Arex, explica en una entrevista con CincoDías lo atractivo del mercado español por la fuerte presencia de las pymes.

Según Jalkanen, este mercado de productos financieros con facturas de pymes no está regulado por la CNMV ni por ningún otro regulador extranjero. “La plataforma no está bajo supervisión por ser una actividad de factoring, pero sí lo están los inversores que están bajo el escrutinio de su respectivo regulador”, explica.

“Hay un riesgo de mercado normal si el deudor (la compañía que tiene que pagar la factura) quiebra y los inversores pueden perder su inversión en un ETR, pero este riesgo ya está considerado en la rentabilidad de estos productos, el riesgo está muy diversificado puesto que un mismo ETR lo compran muchos inversores y, usando los datos, hay un escrutinio previo de la solvencia del deudor y Arex tiene mecanismos legales en caso de quiebra”, indica.

Normas
Entra en El País para participar