Mis inversiones en vacaciones: ¿basta con una buena gestión?

La clave para lograr la rentabilidad que necesitamos pasa por invertir de forma profesional y con un asesor financiero que nos escuche

Mis inversiones en vacaciones: ¿basta con una buena gestión?

Aunque 2021 está siendo un buen año para los activos de riesgo en prácticamente todas las regiones del mundo, julio nos está dejando un sabor algo más agridulce. Los números verdes que vemos en casi todos los índices si miramos la evolución acumulada en el año cambian de color si ponemos solo el foco en lo que está pasando en julio.

Con el Ibex 35 llevándose la peor parte -hasta el 16 de julio pierde un 3,57% en el mes-, seguido de la bolsa griega, y con el resto de los mercados europeos moviéndose también en terreno negativo, son muchos los inversores que se preguntan si el ecuador del año ha marcado el fin de la fiesta en las bolsas.

Esa pregunta, como hemos explicado muchas veces en este blog, no la podemos responder. Es una realidad que nadie tiene la bola de cristal y que jugar a adivinar lo que van a hacer los mercados es un ejercicio complicado que nos puede salir bien algunas veces y que en otras no puede salir caro. Y, en un año marcado por la evolución de la pandemia, las vacunas, la recuperación económica, la normalización de la actividad y los repuntes de la inflación, ¿nos afectaría tanto ver una corrección en los mercados? ¿Podemos estar tranquilos estas vacaciones si las bolsas caen?

La respuesta afirmativa o negativa a estas dos preguntas puede depender de muchos factores pero hay un aspecto clave que es crucial y que puede marcar la diferencia entre ese “sí” o ese “no”, y tiene que ver con el proyecto biográfico y los objetivos de cada uno de nosotros.

Y es que si nuestras inversiones son el resultado de un buen ejercicio de planificación financiera fruto de haber contado con un asesor financiero que haya entendido nuestras circunstancias personales, necesidades y objetivos, podremos estar tranquilos porque estaremos invirtiendo en los productos que realmente necesitamos, según nuestro horizonte temporal, perfil de inversor y planes vitales. Esto nos hará estar tranquilos en los momentos de incertidumbre porque nos hará ver que una caída puntual no afecta a nuestra estrategia de inversión y, además, nos servirá para interiorizar que en el largo plazo es normal y esperable ver momentos de caída.

Además, el asesor financiero nos explicará cómo nos afectan esas caídas en nuestra estrategia de inversión y en nuestro plan financiero y, gracias a esa relación de acompañamiento, podremos valorar si nos interesa incrementar nuestra posición o, si por el contrario, nuestras circunstancias personales han cambiado o tenemos alguna necesidad inmediata de liquidez por la que tengamos que reorientar nuestra estrategia de inversión.

Y cuándo ya tenemos nuestros objetivos y nuestro horizonte temporal claros, ¿cuál es el siguiente paso? Trazar un plan que ponga el foco en la persona es fundamental, y contar con una gestión profesional que nos ayude a lograr esos objetivos es clave para tener éxito con nuestras inversiones. Porque de poco nos sirve trazar una estrategia financiera y de inversión si luego invertimos en productos que no nos dan la rentabilidad que necesitamos.

Como ya hemos comentado en este blog, en Abante pensamos que a la hora de invertir, el vehículo es tan importante como la manera de dirigirse a los mercados. Una gestión activa y profesional que ponga el foco en el largo plazo y en construir carteras globales, diversificadas y robustas, buscando maximizar el binomio rentabilidad riesgo, es clave para capturar todas las oportunidades que nos da el mercado y protegernos, también, en los momentos complicados.

Porque, aunque no podamos adivinar lo que vayan a hacer los mercados a futuro, contar con un buen equipo de gestión y un asesoramiento financiero cercano y de calidad, nos hará estar más cerca de nuestros objetivos y saber que estamos invirtiendo de una forma sensata y con una meta clara.

Normas
Entra en El País para participar