Movimientos corporativos

Santander compra el bróker de renta fija Amherst Pierpont por 500 millones

Se integrará en Santander Corporate & Investment Banking (Santander CIB), la división global de banca mayorista del grupo

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín.
La presidenta de Banco Santander, Ana Botín.

La apuesta de Banco Santander por el mercado de Estados Unidos se confirma día a día. Si el pasado 2 de julio anunció su intención de hacerse con el control total de su financiera Santander Consumer en Estados Unidos, a través de su hólding norteamericano SHUSA, con el lanzamiento de una oferta para adquirir el 19,75% del capital que no controla por casi 2.000 millones de euros, ayer comunicó otra importante operación en ese mercado.

Ha anunciado la compra del bróker independiente de renta fija Amherst Pierpont Securities por un importe de aproximadamente 600 millones de dólares (unos 500 millones de euros). La firma formará parte de Santander Corporate & Investment Banking (Santander CIB), la división global de banca mayorista del grupo.

De esta forma, Santander despliegua sus tentáculos en el negocio de consumo y en el de banca mayorísta en el principal mercado financiero del mundo. Esta es una apuesta muy distinta a la BBVA, banco que acaba de cerrar la venta de su filial en Estados Unidos, aunque mantiene su presencia en el país a través de su pequeño negocio en banca mayorista.

Amherst Pierpont es un intermediario independiente de renta fija y productos estructurados líder en Estados Unidos. Es uno de los operadores principales de bonos del Tesoro de Estados Unidos (primary dealer) desde 2019 y en la actualidad es una de las tres entidades no bancarias que tienen esa designación por parte de la Reserva Federal de EE UU.

La firma cuenta con unos 230 empleados que atienden a más de 1.300 clientes institucionales activos desde su sede en Nueva York y sus oficinas en Chicago, San Francisco, Austin, otras ciudades estadounidenses y Hong Kong, según ha explicado Santander.

“Esta adquisición encaja perfectamente con nuestra estrategia centrada en el cliente y nuestro compromiso con el crecimiento rentable en Estados Unidos. Los productos y capacidades de Amherst Pierpont complementan muy bien nuestra oferta, lo que nos permitirá reforzar las relaciones con los clientes corporativos e institucionales. El equipo de Amherst Pierpont tiene una larga trayectoria de éxito con sus clientes que seguro que va a contribuir a que Santander CIB siga creciendo y alcanzando éxitos”, ha asegurado Ana Botín en un comunicado.

La apuesta de Santander por EE UU se ha reforzado tras lograr salvar los obstáculos regulatorios por los que pasó hace unos años, y que le impidieron incluso repartir dividendo allí. Ahora, sin embargo, la cosas han cambiado y el grupo que preside Ana Botín ha logrado llevar a cabo significativos progresos desde le punto de vista de regulación, control de riesgos y gestión.

Se espera que la operación incremente alrededor de un 1% el beneficio por acción del grupo y genere un retorno sobre capital invertido cercano al 11% en el tercer año, después de sinergias, con un impacto de -9 puntos básicos en el capital del grupo al cierre de la operación, prevista para el primer trimestre de 2022, tras obtener las correspondientes aprobaciones regulatorias.

Dede 2016, Amherst Pierpont cuenta con un ROE (rentabilidad sobre el capital) cercano al 15 %, que llegó al 28 % en 2020.

A 31 de marzo de 2021, el ratio de capital CET1 de Santander estaba por encima de su rango objetivo del 11-12%.

Wachtell, Lipton, Rosen&Katz y WilmerHale han sido los asesores legales de Santander para esta operación. Por su parte, Barclays ha sido el asesor financiero de Amherst Pierpont, mientras que Shearman&Sterling ha sido su asesor legal.

Normas
Entra en El País para participar