Dudas entre los inversores

El Dax alemán duplica las ganancias del Ibex 35 en el año

Sube un 15% frente al 7,24% del selectivo español

El Dax alemán duplica las ganancias del Ibex 35 en el año pulsa en la foto

Los días de vino y rosas para la Bolsa española parece que han llegado a su fin. Aunque el Ibex 35 continúa acumulando ganancias en lo que va de año, en cuestión de un mes ha pasado de coquetear con los 9.300 puntos a pelear por no perder los 8.600, una tendencia que le devuelve la etiqueta de peor índice europeo. Lo vivido ayer en la Bolsa española fue una muestra más del pobre desempeño que viene registrando el selectivo en las últimas semanas. El Ibex cayó un 0,42% mientras el Dax alemán y el Cac francés concluyeron en tablas y algunos como el Mib italiano hasta lograron arañar un 0,15%. La brecha se agranda en el balance del año. En lo que va de 2021 la Bolsa española suma un 7,24% mientras otras como el Dax alemán lo duplican (15%). Superiores a los avances del selectivo español son también los ascensos del índice italiano (13,32%) o el británico (9,76%), las dos Bolsas que en 2020 se disputan con el Ibex por la etiqueta de peor selectivo.

La reciente debilidad mostrada por el Ibex contrasta con la situación vivida hace apenas unos meses. Aunque el índice español no ha logrado en 2021 recuperar los niveles precrisis, durante algunas sesiones llegó a liderar las ganancias de Europa, una corriente que se vio favorecida por el tirón que experimentaron los sectores de corte más cíclico, con bancos y turísticas a la cabeza, dos negocios que cuentan con alta representación en la Bolsa española.

Juan José Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities, constata que desde finales de mayo no hay interés por el mercado español. Una de las principales razones según el consenso de los analistas son las dudas que está generando la expansión de la variante Delta en un momento en el que el mercado empezaba a preparase para la reapertura del turismo.

Diego Morín, analista de IG, explica que si la situación no mejora el sector podría dar por perdida la temporada de verano, lo que crearía mayores agujeros en las cuentas de estas compañías y pasaría factura a sus ya penalizadas cotizaciones.

Junto a las pobres perspectivas que se ciernen sobre las firmas turísticas, Nicolás López, director de renta variable de Singular Bank, añade la caída de las rentabilidades en el mercado de deuda, un proceso que ha servido para acelerar la corrección de la banca. A las caídas de las entidades se suma el reciente castigo a las utilities tras el anuncio de posibles cambios regulatorios, así como por la corrección general entre las firmas de energías renovables. Bancos y energéticas son dos de los sectores con más peso en la Bolsa española.

En un contexto en el que los inversores empiezan a especular con que la posibilidad de que la recuperación haya toca techo los inversores han redoblado su apetito por las compañías de crecimiento, firmas de perfil cíclico que en los primeros meses del año habían sido fuertemente castigas. Dentro de ellas, las cotizadas tecnológicas son las que mayor resistencia han mostrado. Se trata de un sector con representación en Bolsas como la alemana pero que en el Ibex 35 apenas tiene cabida.

Con la vista puesta en el corto plazo, Morín considera probable que el selectivo español continúe con la tendencia actual, sin descartar una posible rotura de los mínimos de julio (8.600) y cuya prolongación podría irse hasta los 8.466,0 puntos. “No obstante, si el avance de la variante Delta da un respiro, el Ibex podría regresar a la zona de los 8750,0 puntos”, apunta.

Normas
Entra en El País para participar